Tras 14 horas, López pudo salir de su despacho

Había quedado atrapado en su oficina por la protesta de los seguidores de Salgado.
Luego de haber permanecido durante catorce horas en su oficina, José López, el concejal justicialista que quedó a cargo de la intendencia de Santa Rosa tras la destitución de Sergio Salgado, dejó la municipalidad cerca de la medianoche del viernes.

Ese día, López había llegado a su oficina temprano pero, tras la destitución de Salgado por el voto unánime del Concejo, quedó en su despacho preso del descontento de unos 200 simpatizantes del intendente depuesto, que pedían explicaciones por lo ocurrido.

Así, durante la tarde del viernes y mientras afuera los seguidores de Salgado quemaban cubiertas, insultaban a los concejales a quienes acusaban de corruptos, adentro de la intendencia y más precisamente recluido en su oficina, López se mantuvo a la espera, acompañado por un puñado de asesores.

La tarde transcurrió en constante tensión y la policía santarrosina debió pedir el refuerzo de un grupo de choque para asegurar tanto las instalaciones municipales y del Concejo, como la integridad física del concejal a cargo de la comuna y del resto de los ediles. De todos modos, en la siesta se produjo la rotura de algunos vidrios y también de la luneta del Ford Falcon de López.

Hasta las 21, el nuevo jefe de la comuna sólo había dialogado en su despacho con una mujer que ingresó en representación del grupo, pero se negaba a dejar el edificio o a salir a dialogar con el resto. Sin embargo, con la llegada de la noche, López hizo entrar de a uno a cuatro nuevos manifestantes y a todos les explicó lo mismo: que la decisión del Concejo estaba tomada, que se habían comprobado irregularidades graves en la gestión de Salgado y que de ahí en más todos tenían que tirar para el mismo lado para sacar a Santa Rosa adelante.

Cerca de las 23, López consultó con la policía y finalmente decidió salir a dialogar con las 150 personas que aún permanecían frente a la comuna. Visiblemente cansado por la larga jornada, les explicó lo mismo que ya había dicho antes a los representantes de la manifestación con los que se había entrevistado. Mientras López hablaba, del grueso de la gente salía algún insulto, gritos pidiendo que renunciara y la promesa de volver a reclamar mañana.

Bajo custodia

Luego, y mientras los simpatizantes de Salgado quemaban nuevas cubiertas frentes a la comuna, José López pidió el auxilio de la policía para dejar la municipalidad y retirarse escoltado a su casa. La salida fue sin inconvenientes, aunque un rato más tarde alguien consiguió cortar la luz de la plaza y desde las sombras llovieron algunas piedras hacia la municipalidad, lo que provocó la rotura de más vidrios. La policía debió entonces dispersar a la gente que estaba en la plaza y un rato más tarde volvió la luz.

A eso de la una de la madrugada todavía quedaba una treintena de personas en las inmediaciones de la comuna y del Concejo, pero finalmente también se retiraron. Durante la madrugada, la policía realizó recorridas por los domicilios de los concejales y montó guardia frente al municipio, pero todo transcurrió en calma.

Aunque luego de ser destituido Salgado se retiró del Concejo sin hacer declaraciones, por la tarde Los Andes dialogó telefónicamente con él. Desde su casa, el ex intendente dijo sentirse "dolido y triste por todo lo que ha ocurrido", y manifestó que no piensa quedarse de brazos cruzados, aunque no detalló cuál será el camino a seguir: "El asunto está en manos de mi abogado". Salgado dijo además que "los que ahora gobiernan entraron a la municipalidad por la ventana. Yo quiero lo mejor para Santa Rosa y, lamentablemente, no creo que los que me sacaron vayan a hacer una buena administración".

Comentá la nota