Tras 26 horas, apareció bebé robado de hospital.

Tiene 11 días y se lo llevaron el domingo por la tarde en González Catán. Lo había retirado una enfermera que terminó detenida al igual que su pareja
La pesadilla se extendió durante 26 horas, y comenzó cuando un bebé de once días que estaba bajo control médico fue robado de un hospital de la localidad bonaerense de González Catán, por una enfermera que posteriormente se lo llevó a su casa. Cuando todo era desesperación, un remisero vio el identikit de la sospechosa y recordó que la había llevado con la criatura raptada, tras lo cual la sospechosa fue detenida -junto con su pareja, también enfermero- y el niño recuperado por la policía, en perfecto estado de salud.

Enrique, el remisero que brindó el dato clave para resolver un caso que se presentaba complicado, explicó que "al observar el identikit de la mujer, me di cuenta inmediatamente que era la misma que yo había llevado hasta el barrio Los Ceibos (también en González Catán) con un bebé en brazos y en actitud sospechosa".

Según contó el hombre, que trabaja en una remisería ubicada en la zona del Hospital Municipal Materno Infantil, donde ocurrió el robo, "la mujer no estaba nerviosa, pero subió al auto con el bebé con poca ropa, y hacía frío, por lo que me llamó la atención, además de no llevar bolso. Cuando vi el identikit, supe que era ella. Avisé a la policía y la fueron a buscar".

Horas de angustia

El robo se produjo el domingo por la tarde en el hospital situado en Cuyo al 4200, de esa localidad del partido de La Matanza. El pequeño, llamado Tomás Agustín, estaba con cuidados especiales porque sufre un cuadro de ictericia -exceso de bilirrubina en la sangre.

Tamara, la madre del pequeño, le dio de amamantar alrededor de las 16 del domingo y lo dejó en la sala de neanotología, donde recibía atención por la ictericia, y cuando volvió a las pocas horas, ya no lo encontró. "Cuando fui a la cuna veo que estaba toda bien armada, pero con bultos de almohadas. Me lo sacaron por la sala de parto", aseguró Tamara.

El remisero Enrique contó que el viaje con la sospechosa lo realizó alrededor de las 16, es decir tras la desaparición del chico. "Yo no vi la tele, ni nada, en todo el día. Mis compañeros me contaron lo que había pasado con el bebé, y al rato vi el identikit. Ahí me cayó la ficha. Fuimos con la policía a la casa, y la mujer se negaba a mostrar al chico, pero luego accedió", contó el chofer.

Durante la tarde, la madre del bebé especuló con alguna "ayuda" de empleados del lugar. "Algo tuvo que ver el enfermero que estuvo todo el día y la enfermera, porque hicieron dos veces el mismo turno y eso no está permitido", había precisado la mujer.

Problema psiquiátrico

Por su parte, el director del hospital, José Luis Martínez, se mostró consternado y aseguró desconocer cómo se llevaron a la criatura. Luego, el jefe policial de la zona aclaró que "una enfermera, con desequilibrios psiquiátricos por haber perdido dos embarazos, encontró la chance de llevarse al bebé y lo hizo".

Para la policía, "se trató de un problema de seguridad interna, que ya fue detectado y subsanado", aunque se indicó que "a partir de ahora, para reforzar la prevención en el lugar, se dispuso que cuatro efectivos permanezcan en el predio de forma continua".

Comentá la nota