Tras hacer una lectura de la realidad, el Gobernador ratificó que irá a la reelección

Con más de dos años de anticipación, el Gobernador confirmó que irá por la reelección y que lo decidió tras hacer una lectura de realidad, sostener que ganó en la última elección y que le quedan muchas cosas por hacer.
"Hace falta un gran nivel de acción para mejorar la provincia", sostuvo el gobernador Jorge Capitanich, al fundamentar la determinación de conducir por otros cuatro años la provincia del Chaco. El primer mandatario provincial dijo que fue "votado por la voluntad popular" y que en las últimas elecciones del 28 de junio, en las que plebiscitó su gestión, ganó con el 50,1 por ciento de los votos válidos, e interpretó que la ciudadanía revalidó su apoyo a los logros obtenidos y los objetivos asumidos por el Gobierno.

Como si se hubiera dado un baño de optimismo, enumeró que "con la crisis política y financiera internacional, el problema fiscal, el dengue, la gripe A, la sequía, en las peores condiciones, hemos podido construir consenso ciudadano" y agregó que "el escenario hacia delante es positivo, porque se recuperará la actividad económica y podremos realizar las acciones que se han demorado por esas situaciones adversas", manifestó.

Dijo que una "lectura de la realidad" fue lo que lo motivó a ratificar la voluntad de gobernar la provincia por cuatro años más a partir de 2011. "Hay muchas cosas por hacer, que exigen el máximo nivel de esfuerzo, la máxima pasión, y todas las horas de trabajo, con la convicción y el esfuerzo que hacen falta para cambiar la provincia", declaró.

Luego, enumeró una serie de obras en ejecución y otras en ese proceso y en carpeta y agregó que las mismas, más la reorganización de la función del Estado, la sustentabilidad del sistema previsional y del funcionamiento de la obra social, y el objetivo de mejorar el sistema productivo, se suman a los motivos que fortalecen su "vocación política hacia delante", señalando luego que esta decisión requerirá "el máximo esfuerzo de los funcionarios en lo que respecta a la gestión antes y después de 2011".

Habrá cambios en el gabinete

Capitanich dijo que habrá cambios en el gabinete, pero dejó claro que nadie se los impondrá. "Es una decisión privativa del gobernador de la provincia", dijo para responder si acogería el reclamo del sindicato de empleados del Instituto de Seguridad Social, Seguros y Préstamos de la Provincia (Insssep), que llevó a cabo un paro de actividades para pedir la remoción de Oscar Arévalo.

"Todo gremio tiene el derecho legítimo de efectuar reclamos -reconoció el gobernador-, pero no puede establecer la agenda del Poder Ejecutivo".

Ni aumentos ni paros

En otros párrafos (ver página 5) dijo que la crítica situación económica no permite disponer aumentos salariales y que tampoco el Gobierno convalidará paros, reafirmando la decisión adoptada en el Ministerio de Educación de no liquidar a los docentes el pago de los días en que no prestaron sus tareas y reiterando que no existen hoy en día los recursos que serían necesarios afectar para otorgar un aumento al sector de los empleados judiciales

Szymula: En una provincia incendiada, en vez de hablar de reelección, Capitanich debería dedicarse

a gobernar

"Hemos visto con mucha preocupación el último mensaje del gobernador Capitanich a la sociedad chaqueña, hablando de escenarios electorales del 2011 y de menudencias partidarias, mientras una provincia casi incendiada espera las respuestas y soluciones que se vienen prometiendo sin resultado alguno", expresó el presidente del Comité Provincial de la UCR, Benicio Szymula, tras las declaraciones del mandatario luego de la reunión que mantuviera con intendentes justicialistas en Casa de Gobierno.

"No nos sorprende la capacidad de abstracción de la realidad del gobernador -disparó el dirigente- pero, sinceramente, creíamos que podía hacer una mejor lectura del reciente mensaje de las urnas y de la aún más recientes circunstancias por las que atraviesan el país y nuestra provincia, donde se precipita una realidad muy delicada que se venía disimulando con datos falsos del Indec, anuncios irresponsables y mucho circo".

Precisó que ya pasaron los comicios y que la realidad está a la vista. Y en este aspecto enumeró: "Hay un agujero negro en las finanzas provinciales; organismos claves como el Banco del Chaco, Insssep, Sameep y Secheep están al rojo vivo; la obra pública está virtualmente paralizada y hasta el pago de haberes del sector público y jubilados corre serios riesgos. Estas verdades no tienen nada que ver con las fantasías que nos venían contando ni con estas desafortunadas declaraciones del gobernador, que no parece muy dispuesto a hacerse cargo de sus responsabilidades y vuelve a equivocarse", agregó.

Finalmente, precisó que "todos los sectores de la sociedad se están movilizando y piden respuestas a sus autoridades y reciben a cambio anuncios electoralistas para el 2011 y detalles de acuerdos internos, lo que resulta a todas luces una nueva falta de respeto a la esperanza de la gente. No se puede creer que se hayan reunido (aunque con notorias ausencias) los intendentes justicialistas, los ministros y el gobernador, con la provincia incendiada y el único mensaje, las conclusiones hayan sido ésas. No se ne

Comentá la nota