Tras firmar el PAF, la Provincia va por deuda 2002-07 de la Caja de Jubilaciones a la Nación

La administración de Schiaretti reclama 1.200 millones de pesos. Desde la Nación consideran que la deuda es “cero”. Estaría avanzado un acuerdo para que “un tercero” se encargue de mediar entre las partes, caso contrario iría a la Corte.
Tras la firma del Programa de Asistencia Financiera (PAF) realizada el jueves pasado en Villa María entre el gobernador y la Presidenta de la Nación, la Provincia insistirá en reclamar ante la Nación un acuerdo por la deuda con la Caja de Jubilaciones que data del período 2002-2007, no descartándose que el tema pueda llegar a la Corte Suprema de Justicia.

Aunque el tema ya fue sugerido por Juan Schiaretti, el agotamiento de los plazos para llegar a un acuerdo político fueron cayendo progresivamente, sin que hasta el momento se pueda avizorar una solución. El primer plazo, de diciembre, pasó sin que se concretara ningún acercamiento en las posturas, y hace diez días venció el de febrero.

La discusión sobre el monto de lo adeudado es la clave de los tironeos entre la Casa Rosada y la Casa de las Tejas. Mientras el gobierno de Córdoba reclama una suma de 1.200 millones de pesos, desde la Anses, Amado Boudou, se encargó de aclarar que para la administración central la deuda es “cero”.

Con la firma del PAF la Provincia evitó tener que pagar este año 600 millones a la Nación, lo que significó evidentemente un alivio para las finanzas. Ya el año pasado el kirchnerismo y Schiaretti habían acordado el envío de unos 885 millones para cerrar la brecha de 2008 con la Caja. El goteo de 75,69 millones por mes tiende a cerrar aproximadamente un 80% de déficit del ente previsional cordobés.

Y pese a que este diario adelantó que en un comienzo el envío de fondos fue vacilante, fuentes de la propia Caja de Jubilaciones adelantaron que “la Nación se encuentra al día en el envío de estos fondos”, a febrero del corriente año.

Ahora, con el tema PAF cerrado, y los envíos de fondos para la Caja normalizados, la Provincia avanzará en el reclamo de la deuda 2002-2007, y no sólo por problemas financieros (aunque obviamente la economía siempre prevalece).

Hay una consciencia cierta entre el gobernador y los integrantes del Gabinete, que si la Provincia no realiza el reclamo por lo que considera sus derechos, en algún momento “podría venir una acusación por omisión de los deberes de funcionario público”. Y en un año electoral, nunca se sabe qué recursos “buscará la oposición” para embarrar la cancha.

Además, deberá la Provincia buscar la devolución de los fondos ya aportados a la Caja, para poder enfrentar un escenario financiero apretado con menor coparticipación debido a la caída en la recaudación de los impuestos coparticipables.

Otra alternativa que se maneja es lograr “un acuerdo mediado por un tercero” (que no sea la Nación ni la Provincia), posibilidad que se hallaría en “algún grado de avance significativo”, aunque se reconoce que “finalmente lo que destraba todo el paquete será un arreglo de tipo político”.

El rumbo marcado por las negociaciones anteriores entre la Nación y la Provincia demuestran, que aunque difíciles, siempre se arribó a una solución, por lo que es esperable que la negociación por la deuda total de la Caja, pueda destrabarse en un año electoral y con un kirchnerismo necesitado de un buen resultado en Córdoba.

Comentá la nota