Tras la expropiación de tierras La represa Zelegua está parada y no hay fecha de inicio de la obra

Cuesta $32 millones pero las constructoras reclaman al gobierno nacional mayores costos. No se sabe cuándo se destrabará esta cuestión. Además, se advierte sobre la presencia de napas y un poliducto
El proyecto técnico de la represa Zelegua, una de las once que fueron diseñadas para frenar las inundaciones en el sur cordobés, dice que tiene que ser construida en el sur de Sampacho. Sin embargo, a pesar de que la obra pública ya está licitada y adjudicada, ésta aún no se inició y ni tiene miras de comenzar.

La construcción de la presa en cuestión está a cargo de la UTE (Unión Transitoria de Empresas) Alquimac-Green y representa una inversión de $32 millones.

Sin embargo, según pudo averiguar PUNTAL, las empresas constructoras le reclaman al gobierno nacional, el encargado de financiar la obra mencionada a través del Fondo Hídrico, una redeterminación de precios a valores del 2008. Y en eso están hoy las partes.

En este proceso, también se suscitaron problemas en torno de la expropiación de las tierras. Además, la Justicia investiga un posible negociado.

-¿Qué fecha de inicio tiene la obra?

-Ninguna. El gobierno y las empresas están discutiendo un nuevo precio para la obra. No sabemos si esto va a llevar seis meses, un año, dos años, dijeron a PUNTAL las fuentes consultadas.

De las once proyectadas, ya están listas las de El Chañar, ubicada sobre el río Quinto, Achiras y Las Lajas. Y recientemente se consignaron en el Presupuesto 2009 las de La Tapa, que se construirá aguas arriba del río Cuarto, y Piedras Blancas.

El arroyo Zelegua suele causar graves problemas de anegamientos en campos de Suco, Coronel Moldes y Vicuña Mackenna. De ahí la necesidad de construir una represa.

Pero, en marzo pasado, productores de Suco advirtieron sobre la poca firmeza del suelo para levantar allí una muralla de contención de las aguas.

Hablaban de napas subterráneas a muy corta distancia de la superficie, lo cual llenaría rápidamente la presa y así no serviría para regular el avance de las aguas procedentes de las lluvias.

Pero las fuentes consultadas relativizaron esa cuestión.

Otra advertencia que se hizo fue el paso por esas tierras de un poliducto de Repsol-YPF. La hipótesis que se maneja es la de una eventual rotura del caño y un posible efecto contaminante en el arroyo Zelegua.

El hecho le fue notificado a la empresa petrolera pero hasta el momento no hubo respuesta alguna, según se pudo conocer.

La que sí parece que comenzará en unos cuatro meses es la represa Las Cortaderas, próxima a la de Zelegua, puesto que las partes, entre ellas Roggio SA, ya acordaron un presupuesto final de $54 millones.

Por la demora en la construcción de las presas, los cronogramas confeccionados ya se vieron superados.

Tiempo atrás, se decía que el paquete de once presas estaría listo en el 2009. Pero a este ritmo no se va a llegar a cumplir esa meta.

Hay, por ejemplo, represas cuya licitación aún están pendientes de realización y no figuran en el presupuesto nacional para el año próximo. Se trata de Cipión I y II, La Barranquita y La Colacha.

Productores vinculados con la de Zelegua señalan que si esta obra se sigue retrasando van a pedir que se les restituyan las tierras, previa devolución del dinero de las expropiaciones.

En ese sentido, la ley dice textualmente que el bien en cuestión se puede retrotraer “cuando después de dos años de perfeccionada la expropiación, o vencido el plazo que fije la ley especial para la realización de la obra, no se hubiere dado al bien el destino que motivó aquélla”.

Marcelo Irastorza

Comentá la nota