Tras el éxito local, lanzan el tramo internacional del canje

Los bancos y las compañías de seguros locales aceptaron canjear préstamos garantizados por u$s 3.700 millones. Ahora van por los inversores internacionales
Exultante, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner anunció ayer desde la quinta de Olivos que el canje de préstamos garantizados logró una adhesión del 97%. Mientras, el jefe de Gabinete, Sergio Massa, adelantó unas horas después en la Casa Rosada que el Gobierno planea iniciar en alrededor de 15 días el tramo internacional de la operación.

Anoche era evidente el clima de optimismo que reinaba en los pasillos oficiales. Es que el resultado de la operación –que anticipó El Cronista el lunes– le permite a los Kirchner posponer vencimientos por alrededor de u$s 1.550 millones ($ 5.400 millones) sólo este año. Cifra que se eleva a más de u$s 3.700 millones si se tienen en cuenta todos los pagos que se postergan en los próximos tres años. Eso descomprime el cronograma financiero y aleja los rumores de default.

También se anunció que el tramo local del canje estará abierto 10 días más a partir de este lunes, para permitir a los bancos y compañías de seguro que aun no lo hicieron, ingresar a la operación a través del Mercado Abierto Electrónico (MAE). En rigor, el 3% restante es una cifra poco significativa. Se trata de casos de inversores institucionales que por diversas razones no llegaron a completar a tiempo los trámites legales para el canje. Se descuenta que la adhesión final rozará el 100%.

Una vez completados estos 10 días en el equipo de la Secretaría de Finanzas, que conduce Hernán Lorenzino, tienen previsto encarar el tramo internacional del canje. Podría ser inclusive con el mismo título que se ofreció a los bancos locales –un Bonar 2014–, porque ahora tienen una carta adicional a su favor: disminuyó la liquidez de los préstamos garantizados en manos de los inversores internacionales y por lo tanto este instrumento es menos atractivo. En cambio, el nuevo bono será el segundo más negociado de la Argentina, sólo superado por el Discount.

En esa operación se pondrán a trabajar en breve los artífices del canje que se acaba de cerrar: Lorenzino y el subsecretario de Financiamiento, Adrián Cosentino; junto al consorcio de bancos internacionales que asesora al país, integrado por Barclays, DeustcheBank, y Citibank.

“Es el canje voluntario más importante que se haya hecho en la Argentina. Estamos muy contentos porque por sobre todas las cosas revela algo que hoy constituye una de los principales problemas de la economía mundial: confianza”, destacó ayer Cristina Kirchner. “Fue todo un éxito”, recalcó

Luego del anuncio en Olivos la presidenta se dirigió a la Rosada donde se reunió Massa, con el ministro de Economía, Carlos Fernández, y el resto del equipo económico. Y donde también estaban la presidenta del Banco Nación, Mercedes Marcó del Pont, y el titular de la AFIP, Amado Boudou. Allí se entrevistaron con representantes de los bancos y aseguradoras que ingresaron al canje. Entre ellos Guillermo Francos (Provincia), Carlos Heller (Credicoop) y Luis Ribaya (Galicia y MAE).

“Esta operación permitirá mejorar el perfil de deuda de la Argentina y por lo tanto mejorar la tasa que obtienen los privados para tomar sus créditos. Esa es la virtuosidad de este mecanismo”, detalló Massa.

El título que recibirán las entidades bancarias y las compañías de seguro a cambio de los préstamos garantizados que vencían en los próximos tres años será el Bonar 2014. Es un bono en pesos, a cinco años de plazo, y con una tasa fija de 15,40% el primer año. Luego la tasa será variable, en función de la Badlar más un plus de 2,75 puntos porcentuales. Paga intereses semestrales y amortiza todo el capital al vencimiento. Además, como la operación conlleva una quita del 2%, el Estado se hizo con un ahorro de $ 300 millones.

Comentá la nota