Tras el escrache, la embajadora de EE.UU. visita hoy a Cristina

Presentará sus cartas credenciales junto a otros cuatro nuevos embajadores.
Salvo las numerosas protestas que diversos grupos políticos han encabezado frente a las puertas de la embajada de los Estados Unidos, en Buenos Aires, por años vallada, rara vez un diplomático de Washington debió enfrentar una escrache tan personalizado como el que sufrió en carne propia Vilma Socorro Martínez, el jueves último, en Mendoza.

El escrache con reclamos sobre conflictos variados como Kraft, Honduras, Irak y Afganistán, ocurrido en la Universidad Nacional de Cuyo cuando la nueva embajadora se aprestaba a dar una conferencia que buscaba presentar el futuro de las relaciones bilaterales bajo la administración de Barack Obama, despertó incluso teorías. Porque hubo hasta quienes se preguntaron si un diplomático de sexo masculino, aún en circunstancias de mayor tensión bilateral o mundial con los Estados Unidos habría recibido este desaire.

Lo cierto es que el episodio puso sobre la mesa lo que ocurre siempre ante un cambio de administración y de época como el que encarna la enviada de Obama: Martínez conocerá hoy a la presidenta Cristina Kirchner, en la Casa Rosada, durante una ceremonia colectiva en la que escoltados por el canciller Jorge Taiana, ella y otros cuatro nuevos embajadores (Francisco Eduardo del Río López, de México; Anthony James Leon, de Sudáfrica; Mario Antonio Boyd Galindo, de Panamá; y Naela Chohan, de Pakistán) presentarán sus cartas credenciales.

Primera mujer en conduciar la embajda de EE.UU. ante la Argentina. Y funcionaria no salida del Departamento de Estado, lo que no ocurría aquí desde la misión del millonario Theodore Gildred (1986-1989). El propio perfil de esta abogada mexicanoestadounidense especializada en derecho civil, preanuncia un perfil mucho más pausado que el de sus antecesores.

Martínez optó por moverse en aguas familiares. Llegó en setiembre y desde entonces sus actividades centrales fueron el cierre de un taller para jueces y fiscales. Y se reunió con el presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti. Y de hecho, su primer mensaje al Gobierno llegó de la mano de conflictos que bien conoce. Fue cuando se pronunció sobre el conflicto laboral en la ex Terrabusi, para el que pidió una "solución duradera". Por ahora, el trabajo de Martínez aparece como "escoltado" por el encargado de negocios de la embajada, Thomas Kelly, quien estuvo al frente de la sede durante la ausencia de Earl Anthony Wayne y quien por ahora le cuida las espaldas a la nueva jefa.

Comentá la nota