TRAS LAS ELECCIONES UNIVERSITARIAS “No puedo ocultar la felicidad que estoy viviendo en este momento”, confesó Auza

El senador provincial Néstor Auza habló de la derrota de Marcelo Spina, frente a la fórmula Roberto Tassara–Omar Losardo. No se guardó nada. Dijo que siente que descargó una enorme culpa, al reconocer, además, que fue él mismo quien puso a Spina en ese lugar. También, manifestó que fue discriminado por el Municipio cuando fue rector de la Unicén.
A pocos días de las elecciones universitarias, en las que fue ungida ganadora la fórmula Roberto Tassara-Omar Losardo para regir los destinos de la Unicén por un nuevo período de cuatro años, una de las palabras más esperadas fue la del senador provincial Néstor Auza, ex rector de la casa de altos estudios.

De esta manera, quedó en el camino el deseo del actual rector Marcelo Spina, otrora compañero y segundo de la fórmula del funcionario provincial, de ser consagrado nuevamente como líder de los universitarios y, transformando a este último, según sus propias palabras, “en un hombre muy feliz”.

Así lo confirmó Auza en una entrevista realizada en el programa “Regreso 104”, de la radio de Multimedios El Eco, cuando fue consultado acerca de la victoria de Roberto Tassara. “Estoy muy feliz por los resultados electorales. Esperé largamente esto por todo lo que se vivió y por todo lo que yo viví en esta gestión que compartí con el ingeniero Spina. No puedo ocultar la felicidad que estoy viviendo en este momento”.

-¿Qué significa para usted el triunfo de Tassara?

-Fundamentalmente, haber terminado con el período de Spina. Para mí esto es central porque en realidad, cuando construí la lista con Spina fui muy resistido por los propios decanos, pero lo hice por propia convicción, me pareció que era la persona adecuada para ser vicerector. Me jugué por eso y después sucedieron cosas que es mejor ni siquiera recordarlas. Se terminó esa etapa.

Entiendo que fue una etapa que para él había sido un espacio logrado con mucha facilidad y lo que se logra con facilidad desaparece de la misma manera y ahora, de la gestión de Tassara, puedo decir primero que es un hombre que conoce mucho la Universidad, que viene del claustro no docente que también creamos en nuestra gestión, dándole la posibilidad de participar como cogobierno. En segundo lugar, es una persona con formación en economía, lo que no me parece mal en estos momentos en los que hay que trabajar fuertemente con el presupuesto y tercero, es de Tandil, no me parece un dato menor porque tengo la sensación de que la gente común, no el hombre y la mujer de la Universidad sino los que están por fuera, sienten que recobran una institución que es muy cara a los sentimientos de Tandil.

-Usted dijo que celebraba el fin del mandato de Spina. ¿Considera que hubo una traición hacia usted o hacia los proyectos que habían entablado juntos?

-Solamente puedo decir que establecí esta relación con mucha transparencia y una muy fuerte convicción, con una visión muy clara de una Universidad regional, en la que todas las sedes deben tener la oportunidad de gobernar su universidad, con un programa muy claro de apertura que él compartió al ciento por ciento y después salió a decir que era una Universidad populista. Creo que ahí falla su estrategia, su concepción propia de cómo se visualiza una Universidad y falla profundamente su visión en términos de cómo conducir un proceso de construcción de poder en la Universidad. Marcelo (Spina) creía que estaba en Olavarría y está en Tandil y el poder en Tandil es diferente que en Olavarría, tratándose de la propia Universidad.

La postura del Ejecutivo local

-En comunicación con esta Radio, el jefe de Gabinete, Carlos Fernández, dijo que el Municipio no apostó sus fichas al triunfo de Spina, aunque algunos funcionarios sí lo hicieron, se jugaron abiertamente por el ingeniero. ¿Cómo ve esta situación política?

-Nooo... Creo que apostaron todos. Carlos (Fernández) es un hombre muy político que resuelve la situación luego de una elección perdida. Ellos apostaron muy fuerte a Humanas, por Marcelo (Spina), porque obviamente, ustedes saben claramente que la construcción del poder en Tandil, si se suma Municipio más Universidad, es casi total en términos públicos, pero les salió mal, no pudieron construir lo que esperaban construir.

En el último período no solamente reaccionaban casi simultáneamente a emprendimientos que nosotros hacíamos sino que aprovecharon para firmar convenios de todo tipo, realizaban gestiones juntos y diez días antes de las elecciones celebraron un convenio internacional. Nadie puede decir que al Municipio no le interesaba tener hoy el gobierno de la Universidad. Plantearlo en esos términos es casi inocente.

-Durante su gestión al frente de la Universidad, la relación con el Municipio fue distante, algo que tampoco reconoció Carlos Fernández. ¿Usted cree que así fue?

-Sí, fue absolutamente discriminatoria. Nunca me dieron la posibilidad de trabajar con el Municipio por esto de la competencia política. En realidad, el lugar que la Universidad ocupaba antes de que (Miguel) Lunghi asumiera el Gobierno municipal fue altamente controversial. Recuerden ustedes el trabajo en los barrios, las peñas, el concepto que yo tenía sobre la regionalización y el cordón productivo Olavarría, Azul, Tandil y Rauch, nos despojaron prácticamente de esa actividad, negaron la regionalización y cuando me fui, la proponían. Nadie puede negar que hubo incompatibilidad entre las dos instituciones. Aquella frase del Intendente, dicha en un discurso, sobre “el Municipio paralelo”, por algo lo dijeron, ¿no?

Mea culpa

-¿Usted toma este triunfo de Tassara como una revancha?

-No, de ninguna manera. Trabajé mucho en 2007 para recuperar la Universidad poniendo mucho énfasis en Azul, con el tema de la Escuela de Derecho. Estuve viajando dos o tres días por semana manejando la CIC y la Universidad simultáneamente. Fue un error mío, no puedo machacarle nada a nadie. La lista con Spina la creé yo, la organicé yo y cometí uno de los errores más importantes en la estrategia institucional que haya cometido en mi vida. No le puedo echar la culpa a nadie y tampoco tomarlo como revancha, pero sí creo que de esto le tiene que quedar a Marcelo un mensaje muy claro de que hay que hacer las cosas por derecha, que no hay que enturbiar las ideas ni usar blogs anónimos para ensuciar a la gente... y que le falta mucho a Marcelo.

Es un hombre con una limitada carrera universitaria y mucho más limitada en su concepción de construcción política hacia afuera. Todavía tiene mucho que aprender, pero de ninguna manera lo tomo como un revanchismo sino simplemente con un deseo enorme y profundo de reparar mi error y devolverle a Tandil la Universidad que es tan querida por sus pobladores.

-¿Cree que con Tassara al frente de la Universidad se repetirá la discriminación que usted dice que sufrió de parte del Municipio?

-No, confío en que no. La figura de Tassara es diferente a la mía. El Municipio ya definió que su competidor político soy yo. Por otro lado, creo que si en algún momento pensamos en grande, el Intendente es un hombre que debe tener la jerarquía de tal y por lo tanto debe liderar a propios y ajenos, y es un error enorme pensar siempre en las personas y no en lo importante que es para Tandil el trabajo conjunto de ambas instancias públicas. Tandil tiene una profunda fortaleza si estas dos alternativas se juntan y ojalá eso ocurra.

La contienda del PJ

-¿Cómo ve la interna justicialista? ¿La va a ganar también?

-Sí, por supuesto, pero no tanto. La interna es una instancia importante dentro de la construcción, pero mi deseo hubiera sido una lista de unidad porque para encarar una oposición seria al oficialismo local no se puede improvisar. Hay que tener una visión muy clara de que el conjunto puede tener una alternativa, pero hay una tradición muy profunda en el justicialismo que es divisoria y creo que pasa porque los dirigentes nos hemos olvidado de una fuerte convicción de construcción de poder y la política es poder y si eso no ocurre, es difícil llegar a conducir.

Es interesante lo que va a pasar, pero tampoco es una cuestión definitoria si el que pierde tiene la idea de acompañar al resto, que es lo más difícil, pero para mí era muy importante lo de la Universidad y eso quiero dejarlo muy claro porque hoy siento que descargué una enorme culpa que traía arrastrando desde hace un año y medio.*

Comentá la nota