Tras una dura discusión en el Palacio, renunció el doctor Marina: "esto no se le hace a una persona"

Tras discutir muy fuerte con el secretario Fabián Blanco, este viernes, el doctor Fabián Marina se sentó en las escalinatas (foto exclusiva) para calmarse. Este Diario asistió al momento de tensión: Marina quería hablar con el Intendente. No lo recibió, y renunció, tras un fuerte descuento.
"Esto que ustedes me están haciendo no se le hace a una persona que siempre les trabajó bien; no tienen ninguna justificación para lo que están haciendo". Fastidiado y en tono alto, luego de haber esperado horas para que lo atendiera el intendente José Eseverri, el médico de la sala periférica de Nicolás Avellaneda Fabián Marina se descargó con el colaborador del mandatario y luego presentó su renuncia.

¿La razón?: le hicieron un fuerte descuento salarial, sin previo aviso, y este viernes (cuando infoeme.com estaba esperando que saliera Silly Cura de la reunión con Eseverri para acordar presidente del Concejo) quedó sometido a una "amansadora" de espera que terminó de desquiciarlo.

Por eso este Diario es testigo directo del momento previo a la renuncia de Marina, quien sale de la cobertura médica y social de una importante zona que prestaba desde hace 13 años en la sala "10 de Junio" ubicada en Giovanelli y Las Heras.

Marina, en principio, estaría de licencia y cuando fue a cobrar el martes se encontró con un fuerte descuento de haberes, que bajó de unos 4.300 a 1.600 pesos, aproximadamente. El viernes a la mañana, mientras un cronistas de este Diario estaba en el hall del Palacio San Martín, tuvo cruces con el jefe de Personal, Gustavo Teuly, con la secretaria de salud, Marisa Montani y luego con el secretario privado de José Eseverri, Fabián Blanco.

Luego de pedir explicaciones por su sueldo en la planta baja (Teuly y Montani) Marina subió al primer piso, y ahí pidió hablar con José Eseverri: "los funcionarios no me explican qué pasó, por qué me hacen este descuento ahora, por qué no me avisaron y quiero hablar con él", insistió ante Blanco.

Caminó, bajó y volvió a subir las escaleras. Hasta que Blanco volvió con la indicación de que dejara sus teléfonos y en algún momento lo iban a llamar. Allí fue cuanco Marina estalló: "esto no se hace; esto no se le hace a una persona que durante tantos años les trabajó bien, sin avisarle", le dijo en un tono alto, que el secretario no pudo hacerle bajar.

Después, Marina bajó las escalinatas que van del primer piso al hall principal muy rápido y se sentó en los escalones que dan a la vereda, donde infoeme.com hizo algunas fotos de la desolación que lo embargaba.

Allí paró gente a saludarlo, varias veces. Con algunos habló. Estuvo unos 20 minutos, hasta que la bronca empezó a disiparse, y luego se marchó. Poco después presentó la renuncia, y en los barrios donde atendía (10 de Junio y Nicolás Avellaneda) piensan reclamar para que no se vaya.

Comentá la nota