Tras más de diez años, Rusia anunció el abandono de las "operaciones antiterroristas" en Chechenia

Rusia suspendió el estatus antiterrorista en Chechenia, tras más de diez años de operaciones en la antigua república soviética, lo que supone el fin de la imposición de una ley casi marcial y permitirá el repliegue de 20.000 soldados rusos allí desplegados, informaron fuentes oficiales.
De este modo se pone fin a un capítulo difícil para la república federada, dijo el presidente checheno, Ramzan Kadyrov, citado por la agencia de noticias rusa Interfax.

Kadyrov subrayó que, tras años de ataques de insurgentes musulmanes, esta región en el norte del Cáucaso es pacífica. El presidente, un político de marcadas posiciones promoscovitas, indicó que el fin del "régimen antiterrorista" ayuda a Chechenia en su desarrollo económico y social.

Esta ley se impuso en 1999 cuando la república intentaba independizarse de Rusia, lo que desencadenó una guerra que destruyó buena parte Grozny, la capital chechena.

La ex república soviética estaba bajo una administración especial del servicio de inteligencia interno ruso FSB. El presidente de Rusia, Dmitri Medvedev, pedía desde hace tiempo al FSB que pusiese fin a ese estatus en cuanto fuese posible.

El comité antiterrorista del FSB comunicó que a medianoche se suspendió ese "régimen" en la república, reconstruida tras la guerra, lo que posibilitará "normalizar la situación en la región". Desde hace tiempo se considera que la situación en la región está relativamente calmada.

A pesar de un desempleo que ronda el 50 por ciento, Kadyrov goza de un apoyo amplio entre la población, de mayoría musulmana. Sin embargo, expertos rusos en seguridad señalan que los insurgentes siguen perpetrando ataques. Las repúblicas del norte del Cáucaso más afectadas son Daguestán e Ingushetia.

El Ejército de Rusia avanzó sobre la república federada de Chechenia en 1994 para poner fin a sus aspiraciones independentistas, pero se vio obligada a aceptar un alto el fuego en 1996.

Tras una segunda conquista militar en el 2000, los chechenos intentaron rebelarse con ataques guerrilleros. Los terroristas actuaban cada vez más fuera de su territorio, como ocurrió con la toma de rehenes en un teatro de Moscú en 2002 y en un colegio de la ciudad noroseta de Beslan en 2004. En ambas acciones murieron cientos de personas.

Comentá la nota