Tras la derrota K, el Congreso retoma la actividad a fuego lento

El oficialismo arma su agenda para antes de diciembre, cuando pierda la mayoría.
Entre la expectativa por el reacomodamiento a partir de la pérdida de mayoría del oficialismo, la espera por la definición del escenario de transición y la proximidad de las vacaciones de invierno adelantadas por el avance de la Gripe A, la actividad en el Congreso avanza a paso lento. Sólo se habla de una sesión próxima en el Senado, por temas menores.

El kirchnerismo perderá la mayoría a partir de diciembre, pero la derrota en las elecciones ya generó una fuga en el bloque de diputados. Y los jefes de las bancadas oficialistas de ambas cámaras se tomarán unos días para esperar nuevos movimientos y realinear la tropa. Una vez definido ese panorama, se sabrá con mayor claridad si el Gobierno aprovecha los últimos meses de hegemonía en el Congreso para aprobar una serie de proyectos o las grandes discusiones quedarán para después del recambio de diciembre. Agustín Rossi, titular del bloque kirchnerista en Diputados, ayer viajó a Santa Fe y allí se quedaría toda la semana.

Algo similar sucederá con la oposición. El radical Oscar Aguad, eufórico por el triunfo en Córdoba, llegó ayer a Buenos Aires y empezó a juntar a los diputados del espacio. Lo mismo Adrián Pérez, de la Coalición Cívica: habló con otros jefes de bloque pero no con Rossi, por lo que todavía no hay sesión a la vista. En el PRO trazaron el mismo panorama, con la búsqueda de acuerdos entre los espacios opositores para derogar la emergencia económica y los superpoderes, entre otras leyes.

En el Senado hubo contactos entre el kirchnerista Miguel Pichetto y el radical Ernesto Sanz: podría haber sesión el próximo miércoles para aprobar acuerdos pendientes sobre designación de jueces. Aunque antes Pichetto deberá domar la interna del PJ, donde con los resultados en la mano amagan rebelarse el catamarqueño Ramón Saadi y el cordobés Roberto Urquía.

La única actividad confirmada para dejar atrás la larguísima inactividad que atribueron a la campaña electoral, no tiene que ver con los problemas locales, sino con un confllicto internacional. Hoy se reúne la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, convocada de urgencia por el golpe de estado en Honduras.

Por cuestiones de plazo, algunas cuestiones deberán ser tratadas antes de diciembre. A fines de agosto vence la prórroga a la legislación delegada al Ejecutivo, de la que dependen más de 2.000 leyes. No habría diferencias para impedir su aprobación, aunque la oposición suele colar otras discusiones.

En cuatro meses desde la apertura de sesiones, solo hubo cuatro en el Senado y tres en Diputados, donde también se realizaron otras dos en minoría, por el conflicto con el campo.

Una vez cumplidas las eleccines, lo que demora las actividades es el reagrupamiento de fuerzas y la cautela del kirchnerismo hasta no tener asegurado quiénes mantienen su fidelidad en este nuevo escenario político.

En Diputados, el cordobés Arturo Heredia y los entrerrianos María Cristina Cremer y Gustavo Zaballo se unirán al bloque Santa Fe Federal, que responde al senador Carlos Reutemann. María de los Angeles Petit, también entrerriana, podría seguir el mismo camino.

Comentá la nota