Tras denuncia policial, pobladores de Yahaveré recuperan su ganado

Casi 80 animales fueron encerrados en un pequeño corral por peones de la empresa San Eugenio. Los vecinos del paraje se trasladaron hasta la comisaría para hacer la exponer el caso ante el comisario local.

Una decena de pobladores de paraje Yahaveré denunciaron el pasado sábado en la comisaría de Concepción, el hurto de ganado por parte de empleados de la empresa San Eugenio (ex Forestal Andina). Los denunciantes aseguran que los animales se encontraban pastando en tierras presuntamente fiscales, una vez retirados, fueron encerrados en un pequeño corral.

Un par de horas después que el grupo de vecinos del paraje dio a conocer el hecho, efectivos de esa dependencia junto a las autoridades de la Unidad Regional con asiento en Saladas, se trasladaron hasta la estancia San Eugenio. Allí, y tal como lo habían denunciado, encontraron los animales encerrados en un potrero. En ese lugar estuvieron más de 36 horas sin comer ni beber.

Según los damnificados, la captura de más de 60 vacunos y 15 equinos se habría producido el viernes por la mañana, información que fue confirmada por el puestero de la estancia, de apellido Portillo, a un grupo de periodistas que se acercaron hasta el lugar. El hombre aseguró que la medida fue llevada a cabo "cumpliendo una orden".

Al momento de hacer la denuncia, los habitantes del paraje estuvieron acompañados por el cura párroco de esa localidad, Rubén Barrios, y el guardaparque de la Reserva Provincial Iberá, Walter Drews.

Un dato "llamativo" es que efectivos de la fuerza de seguridad comunicaron a los dueños de los animales, un par de horas antes de que ellos efectuaran la denuncia, que debían pasar a retirarlos del corral de San Eugenio.

Uno sí, otro no

Durante la entrevista con el comisario de Concepción, Miguel Angel Colla, el guardaparque Drews dijo que consideraba al menos discriminatorio que la exposición y pedido de la firma agropecuaria fuera tomada cumplida con celeridad y no así la denuncia realizada por él mismo cuando un mes atrás la misma empresa cerró el paso, dejándolo encerrado en la zona donde está ubicada la seccional de guardaparques.

"Estuve tres días sin poder salir, me comuniqué con esta comisaría para que tomara alguna determinación y como no lo hicieron, me vi obligado a cortar una parte del alambrado para poder salir", dijo Drews a Colla. Agregó además que "lo primero que hice fue venir acá para denunciar lo que me había pasado y, a 30 días de eso, nada se ha hecho".

En cuanto a la propiedad del área donde pastaban los animales de los pobladores y el lugar en el que se encuentra a la seccional Drews dijo que presuponen que pertenecen al Estado, "porque esa es la información extraoficial que manejamos".

Más allá de este hecho puntual, los pobladores de la zona denuncian que los continuos alambrados realizados por San Eugenio, los han dejado ya sea encerrados o aislados y que, en todos los casos, para poder salir o regresar a sus viviendas deben dar andar varios kilómetros más.

"Desde hace tiempo que venimos denunciando todos estos atropellos pero nadie nos escucha", dijo Susy Leiva, una de las denunciantes.

Comentá la nota