Tras una denuncia del Gobierno, De Narváez dijo: ‘Me quieren vetar a mí’

El diputado de Unión PRO aseguró que la Casa Rosada pretende acallarlo porque se opone públicamente a "un proyecto de ley kirchnerista para amordazar al periodismo"
El diputado Francisco De Narváez rechazó ayer una denuncia del gobierno nacional que lo acusaba de ocultar la composición societaria del multimedios América, un dato que se conocía desde hace cuatro años. "Me quieren vetar a mí", aseguró el legislador bonaerense.

"Es evidente que ahora salen con una denuncia en mi contra para pretender acallarme, a sabiendas de que me opongo a un proyecto de ley kirchnerista para amordazar al periodismo", dijo el dirigente de Unión PRO en referencia a la nueva ley de radiodifusión que impulsa el kirchnerismo como parte de su pelea contra el Grupo Clarín.

Ayer por la mañana, la agencia oficial Télam difundió una denuncia del titular del Comité Federal de Radiodifusión (COMFER), Gabriel Mariotto. En ella, el funcionario kirchnerista acusó al diputado nacional Francisco De Narváez de ocultar la composición societaria del multimedios América, un dato que se conocía desde hace cuatro años.

En la denuncia, que recayó en el juzgado federal 8 a cargo de Marcel Martínez de Giorgi, el funcionario sostuvo que "al ocultar su condición de accionista y consecuentemente propietario de una licencia de una emisora de televisión", de Narváez y la empresa indujeron a error al COMFER que "no ha podido cumplir sus funciones".

De Narváez rechazó esa denuncia y la consideró parte de los ataques políticos del Gobierno. "Desde que le ganamos a Néstor Kirchner, primero mandó a vetar una ley de mi autoría que favorecía a los productores del campo y ahora intenta vetarme a mí. Por lo visto, esto es lo que él entiende por profundizar el modelo: corrupción, perseguir a la oposición y a los que piensen distinto", dijo. El diputado se refirió de esa manera al veto gubernamental a la ley que reducía el pago por retenciones agrícolas a los productores de las zonas bonaerenses afectados por la sequía (ver aparte).

La nueva Ley de Radiodifusión fue anunciada la semana pasada por la Presidenta Cristina Kirchner como un intento de "democratizar" los medios de comunicación, y se inscribe en los repetidos choques del matrimonio Kirchner con los medios de prensa que no logra controlar.

El proyecto -criticado por la Unión Cívica Radical, la Coalición Cívica y Unión PRO, entre otros partidos de la oposición-comenzó a ser debatido hoy por los asesores de la Cámara de Diputados, con la presencia del propio Mariotto (ver aparte).

El Gobierno, según confió ayer a El Cronista una alta fuente de la Casa Rosada, está dispuesto a introducir cambios en el proyecto oficial para conseguir apoyo en el Congreso y para no perjudicar a empresas periodísticas de tamaño medio. "Néstor no se quiere pelear con todos los medios a la vez", aseguró ese funcionario.

La oposición también podrá introducir cambios, según afirmó un diputado K. "Mariotto nos aseguró que el proyecto final tendrá muchas propuestas de la oposición para conseguir consenso. Lo único que pidió mantener sí o sí son las que él llama ‘cláusulas antimonopólicas’", explicó el legislador a este diario.

Comentá la nota