Tras el decreto provincial se analizará la situación de cada productor del distrito.

Tras el decreto provincial se analizará la situación de cada productor del distrito.
Esperan asistencia financiera para quienes estén más afectados. Una comisión local evaluará técnicamente cada declaración jurada. Complicaciones mayores en la ganadería. Las pérdidas en los cultivos de maíz se calculan en alrededor del 30%.
A través de un decreto que firmó el gobernador Daniel Scioli, la Provincia declaró por 180 días la emergencia agropecuaria para todas las parcelas rurales de su territorio, una medida que dispone beneficios impositivos a los productores afectados por la sequía, que en algunos casos se traducirá en la exención del pago de obligaciones.

La declaración, abarca a todos los distritos de la Provincia con parcelas agrope-cuarias y contempla dos status diferentes para cada distrito: la emergencia (para los que tengan entre el 50 y el 80 por ciento de sus parcelas afectadas) y el desastre, para quienes tengan más del 80 por ciento de su territorio castigado por la sequía.

Precisamente, el secretario de Producción municipal Oscar Palma dijo que si bien la Provincia declaró el estado de desastre agropecuaria en la Provincia”, mencionó que “todo tiene que ver con la realidad que vive cada distrito. Más allá de la declaración provincial, si el productor agropecuario no tiene el 80% de su establecimiento afectado, no lo puede declarar en desastre, sino en emergencia”, explicó.

Indicó que la declaración posibilita que el municipio pida al Gobierno provincial que brinde asistencia a los productores, un aspecto contemplado por la ley.

Los distritos alcanzados

Hasta la firma del decreto provincial ya habían sido reconocidas como áreas de emergencia Laprida, General Lamadrid, Chivilcoy, Suipa-cha y Carmen de Areco. Se había reconocido también el desastre en Bahía Blanca, Villarino, Carmen de Pata-gones, Puán, Saavedra, Coronel Suárez, Coronel Prin-gles, Coronel Rosales, Tornquist, Guaminí, Coronel Dorrego, Adolfo Alsina, Magdalena y Punta Indio.

A partir de ahora, quedarán en estado de emergencia Daireaux, Alberti, Chacabuco, Florentino Ame-ghino, General Belgrano, Navarro, Pergamino, San Pedro, San Vicente, Mercedes, San Andrés de Giles.

También se suman Monte Hermoso, Tres Arroyos, General Paz, Chascomús, Ayacucho, San Cayetano, Lobería, General Alvarado, Balcarce, Tandil, Mar Chiquita, Madariaga, Maipú, General Guido, Tordillo, Dolores, Tres Lomas, Pehuajó, Carlos Casares, Bolívar, Saladillo, Roque Pérez, Coronel Brandsen, Cañuelas, Neco-chea, Rauch, San Miguel del Monte, Adolfo Gonzales Chaves, San Antonio de Areco, Pila, Las Flores, Castelli, Dolores, 9 de Julio, Olavarría, Tapalqué, General Lavalle, Junín, Bragado, 25 de Mayo, Arrecifes y San Nicolás.

Confección de planillas

Oscar Palma, en declaraciones periodísticas formuladas ayer, manifestó que “ya se venía trabajando desde hace veinte días con las asociaciones agropecuarias, con Federación Agraria, Sociedad Rural, Liga Agrícola junto al INTA y el Banco de la Provincia de Buenos Aires, además del municipio y el agente del Ministerio de Asuntos Agrarios”.

“A partir de ahora comenzaremos a completar las planillas de declaraciones juradas, analizándose la situación productor por productor”, dijo Palma.

Esta evaluación técnica se hará junto al INTA, el agente del Ministerio de Asuntos Agrarios y la comisión de emergencia agropecuaria local.

El funcionario municipal expresó que “la última lluvia mitigó bastante la situación. Hubo lugares donde revivió un poco los cultivos pero la situación más compleja la vive la ganadería donde en enero se perdió el pasto y ahora se verá dificultado su crecimiento”.

Expectativas

“La declaración de emergencia llegó en el momento que debía llegar”, señaló Palma quien recordó que en principio estaba pautado que la Comisión de Emergencia Agropecuaria provincial se reuniera el 12 de febrero pero el decreto del gobernador Scioli adelantó la declaración y de esa manera la provincia puede participar de la mesa nacional de emergencia agropecuaria.

“Veremos cómo se desarrollan los acontecimientos y si habrá fondos o asistencia financiera desde la Provincia para los productores más afectados. En los próximos días vamos a ver si la declaración de desastre estuvo a la altura de las circunstancias. Todo indica que desde el Gobierno provincial se está haciendo lo que se puede como para resolver este problema”, expresó el secretario de Producción municipal.

Las últimas precipitaciones ayudaron

Por su parte, el ingeniero Juan José Cabo, titular del INTA Junín dijo que si continúan las lluvias se podría revertir la situación de la soja de segunda y ayuda en la soja de primera donde se evaluaba una pérdida del 20 al 30%.

“Si las lluvias continúan podría quedar en el 20% y no prolongarse más allá del 30%. Todo esto ayuda muchísimo”, agregó Cabo quien sin embargo expresó que igualmente habrá pérdidas.

“En el caso de la soja de segunda se podría tener una cosecha casi normal si continúa lloviendo. Por el lado de la soja de primera ya se produjeron pérdidas de entre el 20 y el 30%”, indicó.

En el caso del maíz ya se habla de pérdidas aproximadas del 30%.

Asimismo, otro fenómeno climático registrado es la disparidad en la cantidad de precipitaciones caídas. “En algunos sectores incluso durante enero han llovido alrededor de 150 milímetros y en otros prácticamente nada. Las diferencias tan marcadas, inciden también en los resultados de los cultivos. Esa irregularidad hace que en promedio las pérdidas sean del 30%”, señaló.

Igualmente ese porcentaje genera preocupación entre la gente de campo, ya que no posibilitará contar con recursos suficiente para la próxima implantación de cultivos, mientras que comentó que para la recuperación del suelo se deben registrar precipitaciones importantes en los meses de otoño.

Máxima de 33º y se esperan más lluvias

Para sábado y domingo se vaticinan temperaturas máximas de 27 a 28 grados y una mínima que supere los 15 grados. Nuevamente el calor se va haciendo sentir en la ciudad, pero consecuentemente también se sigue atentamente las variaciones climáticas, sobre todo en lo que se refiere a expectativas de precipitaciones.

La máxima de ayer, miércoles, fue de 33 grados a las 16.50 y la mínima, de 15 grados 8 décimas a las 5.45. Sobre el filo de la medianoche, la temperatura en la ciudad era de 24 grados.

Lo que se espera

Luis Lanare, jefe de la estación local del Servicio Meteorológico Nacional, dijo anoche a DEMOCRACIA, que las precipitaciones registradas en el mes de enero y los primeros días de febrero, no llegan ni a la mitad de la media normal para Junín –entre 90 a 150 milímetros-

En febrero solamente cayeron 5 milímetros 4 décimas, cuando la característica es que también supere los cien milímetros.

Respecto a lo que se espera para las próximas horas, desde la madrugada de hoy jueves se está desplazando hacia la provincia de Buenos Aires un sistema frontal frío –que anoche se ubicada en La Pampa y sur de San Luis-, acompañado por precipitaciones, tormentas en forma aislada, ocasional caída de granizo y ráfagas de viento del sector sudoeste.

Hace 72 horas atrás ingresó a la región, un sistema frío desde el sector norte, donde cayeron en Junín cinco milímetros cuatro décimas, pero con precipitaciones mayores hacia el noroeste, a 15 kilómetros de nuestra ciudad.

Se espera que el sistema de baja presión que está ingresando, pueda dejar precipitaciones más significativas que lo llovido hasta el momento.

El sistema frontal frío se mantendrá todo el jueves con tiempo inestable, probabilidad de precipitaciones y tormentas aisladas, rotación de vientos al sudoeste, con leve descenso de temperatura, condiciones climáticas que durarán hasta el viernes a la mañana, cuando vaya disminuyendo el sistema frontal.

Comentá la nota