Tras la declaración, por ahora testimonial, Martínez Llano se lava la cara en su diario

Inmediatamente tras prestar declaración, por ahora testimonial, en la muerte de su prestanombre el ex político Martínez Llano, alias "la tota o el caramelero", salió a lavarse la cara en una radio "amiga de la corporación". Luego aprovecho las líneas en su propio diario. "Admitió ante la justicia que la noche previa cenó con el fallecido". También aceptó que es "garante del alquiler de la casa donde funcionaba la agencia". Pero tomo como una "versión", lo que la justicia ya probó como relación entre el domicilio fiscal de la agencia y sus empresas "Talleres el túnel y Editorial Formosa". Martínez quiere aclarar, antes que oscurezca. El "elefante en un bazar", adujo que hay "malicia e impudicia" en el tratamiento mediático. Después de toda una vida, se acordó que existe "un concepto de núcleo familiar" en el mundo y predicó higiene.
Si bien reconoció que "no era mucho lo que podía agregar", Martínez Llano admitió a la radio amiga " que la noche anterior cenó con González Moreno , con quien compartió una velada junto con el vicegobernador Rubén Pruyas y el intendente de Santo Tomé, Carlos Farizano. " No me había dicho que iba a ir a ese campo y tampoco noté algún elemento que me despierte la sospecha de que tomaría tal decisión ", resaltó el mentor de agencia Corrientes supuestamente al Juez.

"Cuando me avisan lo que ocurría, que no podían contactarse con Hernán, le mandé un mensaje pidiendo que me llame y algún mensaje disuasorio que uno pueda redactar en estos casos, pero nunca me contestó; quizás porque para ese momento ya estaba medio desenganchado", comentó para reiterar luego que eso fue lo que ratificó ante el juez Balestra.

En cuanto a las versiones que lo relacionaban con Agencia Corrientes, el ex diputado acusado de coimero por el prófugo Juan Pedro Schaerer, admitió a la justicia que trabajó con Hernán (fue director del diario el libertador). Aunque un día antes en una entrevista al diario Clarin "había negado todo vínculo laboral con el fallecido". " La tota" sostuvo que "luego de ocupar la dirección de su diario Hernán siguió su emprendimiento propio. Lo único que hice fue darle una garantía para el contrato de locación del inmueble . Es lo que menos puedo hacer para un muchacho que era un buen amigo, confiable y leal ". Contradicción pura y sórdida teniendo en cuenta que el ex político 48 horas antes había dicho al diario de tirada nacional que "bajo ningún punto de vista podía tener relación laboral con un chico hiperkinetico e inestable" . Indudablemente aquí " el caramelero" volvió a mostrar su verdadera doble personalidad o lo que es peor su "doble discurso". Uno para la gilada, y otro totalmente opuesto para la justicia bajo juramento.

Aunque el ex político prefirió obviar lo que la justicia ya tiene probado. Más allá de la garantía del contrato de locación que ofreció Martínez Llano a González Moreno, el ex político también "ayudó" a su presta nombre y decidió "compartir la misma dirección fiscal que el resto de sus empresas". La justicia en la Capital ya probó que "la agencia comparte el mismo domicilio que El túnel y Editorial Formosa", ambas empresas propiedad del ex político que facturaban millones al gobierno de Arturo Colombi. El ex político acusado de coimero, por último se encargó de denostar el tratamiento brindado por algunos medios informativos. "Hechos de esta naturaleza tienen un tinte impactante, y es algo poco serio escuchar lo que se dice muchas veces con malicia e impudicia. Se olvidan que hay una familia", exclamó. Tal apreciación que más parece una maniobra defensiva, de repente y tras largos años de destrucción social enquistadas en la mente de un personaje promiscuo, a más de uno sorprendió. Fundamentalmente porque al ex político a lo largo de la historia no se le conoce "familia, entorno o vínculo afectivo" y mal puede expresar algo que nunca pudo sentir como el calor del hogar o una convención familiar

"La tota o el caramelero" crítico a su propio delfín que nombró en la dirección de información pública (que ya renunció por temor a no quedar detenido) y que dio origen al hecho que hoy se investiga, asegurando que "fue mala en general la utilización del hecho que se hizo por parte del oficialismo ante un hecho de tales características". De esta manera el ex político se desprendió del "tratamiento sin precedentes que hizo el mismo gobierno utilizando todo el aparato estatal para lograr imponer la idea del suicidio inducida por Ricardo Colombi".

Final y tras exactamente 17 días de silencio apareció "sugestivamente" el ex político, cuando ya era imposible "tapar" la vinculación con el joven fallecido. Aunque con más oscuros que claros, "la tota" ya dio su versión en la justicia y otra a sus "medios amigos".

¿El tiempo curará las mentiras o la justicia destapará la verdad?

Comentá la nota