Tras la cumbre, Chávez volvió a criticar a Bogotá

Dijo que Venezuela está preparada para la ruptura total con Colombia
CARACAS.- Pocas horas después de su regreso a Venezuela tras la cumbre de la Unasur, el presidente Hugo Chávez arremetió ayer nuevamente contra su par colombiano, Alvaro Uribe, y advirtió que las relaciones de su gobierno con Bogotá siguen "congeladas" y en marcha hacia una eventual ruptura.

"La cumbre de Bariloche fue exitosa, ahí se demostró la soledad del gobierno de Colombia", señaló el mandatario bolivariano en una conferencia de prensa.

Los 12 presidentes de la Unasur se reunieron el viernes en Bariloche y firmaron un documento consensuado para aliviar las tensiones que generó el acuerdo que permitirá a tropas de Estados Unidos utilizar siete bases militares colombianas.

"El presidente de Colombia llegó con un plan para provocarme", señaló ayer Chávez. "El quería desviarnos del centro del debate, pero se le cayó la máscara. Andaba parándose, buscando papeles, haciendo gestos... él fue con su show, pero no lo logró", añadió.

El mandatario venezolano congeló las relaciones con Colombia a fines de julio a raíz del acuerdo militar y las denuncias de Bogotá sobre sus supuestos vínculos con la guerrilla de las FARC, y ayer volvió a amenazar con una ruptura diplomática total.

"Las relaciones con Colombia están en fase de congelamiento, cada día que pase el frío aumenta", dijo Chávez. "Las relaciones políticas, económicas y comerciales siguen bajando de temperatura. Nosotros lo lamentamos mucho", agregó.

"Yo le dije al canciller que fuéramos preparándonos para la ruptura. Ese congelamiento ya veremos si termina en una ruptura, pero nosotros desde ya estamos preparados", expresó. Según Chávez, la ruptura no dependerá de Venezuela, sino de la actitud del gobierno colombiano.

"Ustedes vieron el comportamiento del presidente de Colombia. Me atacó hasta en lo personal, fue a provocar, a hablar de injerencia. Nosotros tenemos que responder con altura y con dignidad. Este país se respeta", aseveró.

Chávez también reiteró su intención de sustituir "progresivamente" los más de 6100 millones de dólares de importaciones colombianas registradas en 2008. "Yo me voy a encargar de desmontar todo eso (...) Afortunadamente tenemos excelentes relaciones con el resto de países productores de Sudamérica. No vamos a tener problemas de abastecimiento y, además, allá [en Colombia] venden muy caro, sobrefacturan", acusó.

El mandatario bolivariano también dijo que responderá a una marcha antichavista convocada en varias ciudades del mundo a través los sitios de Internet Facebook y Twitter con otra marcha "contra el imperialismo".

Chávez dijo que si sus detractores pueden convocar a una marcha mundial, prevista para el viernes, él posee la capacidad necesaria para convocar una contramarcha en "500 ciudades" con la misma fuerza "al cubo".

En tanto, la oposición venezolana convocó ayer a otra marcha para el próximo sábado en rechazo al intento de la fiscalía general de "criminalizar la protesta social", tras las recientes acciones judiciales tomadas contra opositores.

El vocero de la Mesa de la Unidad Democrática (que aglutina a 11 partidos opositores), Julio Borges, rechazó las detenciones de opositores promovidas por la fiscal general, Luisa Ortega, la semana pasada, y sus posteriores advertencias de acusar de "rebelión civil" a quienes "alteren la tranquilidad y paz públicas".

Comentá la nota