Tras los comicios se discutirá el presupuesto capitalino de 2009.

El jueves, el Concejo cumplirá siete sesiones sin debatir el proyecto.
La séptima tampoco será la vencida. El Concejo Deliberante de la capital sesionará el jueves pero, una vez más, no abordará en el recinto el tratamiento del proyecto de presupuesto municipal para el año en curso.

Ayer, el propio intendente, Domingo Amaya, reconoció que la discusión sobre el cálculo de gastos y recursos se dará luego de los comicios legislativos del 28 de junio. "Creo que a mitad de año", sostuvo el jefe municipal.

Luego de supervisar el inicio del Programa Provincial de Infraestructura Vial, con máquinas de la Dirección Provincial de Vialidad (PPIV), Amaya se refirió al postergado debate sobre los recursos del municipio. Sin embargo, minimizó la demora del Concejo en analizar el expediente, remitido por el Departamento Ejecutivo el 14 de octubre de 2008. "Yo no hablaría de mora", afirmó, pese a que la iniciativa lleva ya casi seis meses y medio en espera de ser discutida.

Inmediatamente recordó que la crisis económica torna complicado el panorama financiero y que lo más adecuado, frente a la actual circunstancia, es moverse con prudencia. "Actualmente estamos trabajando con el presupuesto del año pasado, que es el mismo que proyectamos para 2009. Hay que ser prudentes", añadió el jefe municipal.

Desde que el expediente fue remitido al cuerpo deliberativo, en octubre, el Concejo sesionó en seis oportunidades. Pero la iniciativa ni siquiera cuenta con dictamen en la Comisión de Hacienda. Consultado por LA?GACETA, el presidente del cuerpo parlamentario, Ramón Santiago Cano (PJ), reforzó los dichos del intendente y coincidió en que el proyecto de Presupuesto será debatido "más adelante, a mitad de año".

En voz baja

Pese a que no lo admiten en público, en voz baja los concejales reconocen que se trata de una puja política con la intendencia por las partidas que se asignaron en el presupuesto 2009, que contempla erogaciones por $ 476 millones. Y las versiones apuntan al monto fijado para los gastos discrecionales, que figuran en la partida de bienes y servicios no personales (conocida como partida 012). En este ítem, la intendencia incrementó los números: de $ 19 millones que estaban pautados en 2008 pretende elevar a $ 25 millones, lo que implica un aumento de $ 6 millones (un 31,5% más). En contraposición, el monto fijado para el funcionamiento del Concejo Deliberante se mantiene igual que en 2008: $ 25,5 millones.

A captar morosos

Descartado el debate sobre el presupuesto municipal, los ediles aprobarán en la sesión del jueves la aplicación de una moratoria para morosos de la Dirección de Rentas Municipales.

La iniciativa, remitida desde la intendencia, ya cuenta con dictamen favorable de la Comisión de Hacienda. El objetivo de la Municipalidad es lograr que más de 25.000 contribuyentes morosos se pongan al día con el pago de las tasas. La aspiración de máxima es recaudar alrededor de $ 20 millones de ingresos extraordinarios, que corresponden a la deuda que se les reclama a estos contribuyentes. El régimen especial abarcará las deudas por contribuciones y tasas registradas al 31 de diciembre de 2008.

Comentá la nota