Tras la campaña: Números en rojo, polémica por la gripe A y la reaparición de Alak

Al término de una semana "planchada" en el escenario político platense, sobresalió la polémica por una sesión que en el Concejo Deliberante se vio suspendida por el oficialismo, que, a raíz de la propagación de la Gripe A, suspendió la actividad legislativa para "ocuparse" de prevenir el tema en las calles mediante la repartija de alcohol en gel.
En los días previos al miércoles, día que en rigor se realizan las jornadas parlamentarias en la capital provincial, el arco político opositor venía insistiendo en la necesidad de que el Ejecutivo a cargo del intendente Pablo Bruera de a conocer su plan de acción en materia de prevención e información.

Ya el pasado viernes en el marco de la reunión de comisión de Salud y Prevención de las Adicciones presidida por la edil de la CC, Susana Sánchez, habían comenzado los chispazos. El motivo no fue otro que un mecanismo que durante el primer año de gestión el oficialismo utilizó en varias ocasiones: no permitir que la prensa local trabaje como es debido.

El secretario de Salud municipal, Jaime Henen debía dar explicaciones sobre las medidas tomadas hasta el momento para paliar la gripe A. Pero para sorpresa de muchos –y sobre todo de Sánchez, quien había realizado la convocatoria- junto a la edil reelecta en primer término en los comicios del 28, Teresa Razzari, impidieron la participación de la prensa.

Pero el miércoles, el ala legislativa de Bruera, comandada por el presidente del cuerpo, Javier Pacharotti decidió postergar la sesión para que los 12 concejales concurran al centro de la ciudad y a la Terminal de ómnibus a repartir alcohol en gel e informar a los ciudadanos.

Lo que más llamó la atención fue que la sesión fue pateada para el miércoles de la semana próxima, justo cuando los especialistas pronostican el pico máximo de enfermos a raíz del intenso frío. La pregunta que surgió de inmediato fue: ¿se olvidaron que la campaña se terminó hace dos semanas?

Enseguida sobrevino una conferencia de prensa a cargo de la Coalición Cívica, Unión Pro y el FpV-PJ, en la que se cuestionó en duros términos el accionar del municipio en el marco de la declaración de la "Emergencia Sanitaria".

Entre otras, las principales críticas se dieron en torno a los criterios por los cuales el Ejecutivo mandó a cerrar tradicionales paseos como la República de los Niños y el Zoológico, pero no se pronunció en contra de que en el Estadio Único se reúnan más de 30 mil personas para presenciar el partido final de la Copa Libertadores entre Estudiantes y Cruzeiro.

Ecos de la asunción de Alak

Cayó bastante mal en el seno del bruerismo el hecho político más resonante de la semana en cuanto a repercusión en los corrillos políticos locales. La asunción del ex intendente Julio Alak como ministro de Justicia nacional en reemplazo del polifuncional Aníbal Fernández –se hará cargo de la jefatura de Gabinete que dejó Sergio Massa- sorprendió negativamente en los principales despachos de la intendencia.

Pero además despertó las más diversas especulaciones en torno a su nuevo espacio de poder y, como era de esperar, las ambiciones comenzaron a aparecer en escena. Será por eso que en la ceremonia realizada en Balcarce 50 se pudo ver a muchos ex alakistas que se reconvirtieron al bruerismo cuando el jefe comunal local reorganizó el Partido Justicialista local. Entre ellos, Carlos Bonicatto, Alberto Delgado y Carlos Cottini y por supuesto los dos jóvenes bastiones del "turco" en el Concejo Deliberante, la bella Teresa Urriza y el joven juarense Sebastián el "Mono" Tangorra.

¿Cortarán por lo más fino?

Como ocurrió cuando a fines del 2007 el flamante jefe comunal platense decidió cesantear a cientos de trabajadores de la comuna, los rumores sobre posibles despidos volvieron a emerger en un contexto de crisis económica creciente.

Es que en los pasillos del palacio municipal de calle 12 resuenan especulaciones sobre posibles nuevas bajas de empleados. Esta vez, los perjudicados serían los "chalecos naranjas", a quienes en los meses previos a los comicios se los vio limpiando plazas y espacios públicos de la ciudad.

Al parecer, las desmesuradas sumas de dinero invertidas en la campaña dejaron las arcas comunales en rojo, por lo que según trascendió también correría peligro la continuidad del normal abastecimiento a comedores barriales, por lo que se reducirían nada menos que una tonelada de alimento. (www.agencianova.com)

Comentá la nota