Tras los cambios en la CNV, Boudou admite que Papel Prensa está en la mira

El ministro de Economía intentó desvincular al polémico secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, de la renuncia de Eduardo Hecker a la Comisión de Valores. Pero reconoció el avance sobre la compañía cuyos accionistas son el Grupo Clarín, el diario La Nación y el Estado.
El ministro de Economía, Amado Boudou, buscó desligar al polémico secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, de la renuncia de Eduardo Hecker de la titularidad de la Comisión Nacional de Valores. Pero admitió que existe un avance sobre la compañía Papel Prensa, de la que sostuvo que "tiene que tener controles".

"La decisión la tomé yo y tiene que ver con el control y con medidas creativas", argumentó Boudou, en declaraciones a radio 10, sobre la renuncia de Hecker. Y señaló en ese sentido que este organismo "estaba un poco quieto".

También buscó despegar a Moreno. "Siempre lo vinculan en todos los cambios, pero nada tiene que ver con la Comisión de Valores, un organismo que hay que poner activo."

Ayer, luego de lo que se dijo fue una dura discusión entre funcionarios, Hecker se alejó de su cargo y será reemplazado por el número dos de esa dependencia, Alejandro Vanoli.

Los verdaderos motivos de la salida de Hecker estarían en una feroz pelea de Hecker con Moreno por ciertas empresas que cotizan en Bolsa, puntualmente Papel Prensa, una compañía con participación privada (cuyos accionistas son el Grupo Clarín y el diario La Nación), y una porción minoritaria del Estado. Ya hace un par de meses, Moreno había revelado un plan para que el Gobierno tomara el control de la compañía.

La disputa que concluyó ayer arrancó cuando Hecker percibió que el último estado contable de Papel Prensa no contaba, como corresponde reglamentariamente, con la firma de los directores que representan al Estado, Beatriz Paglieri y Pablo Aldo Cerioli. Tras la observación pertinente, según dijeron fuentes cercanas al ahora ex titular de la CNV, Guillermo Moreno pidió que se hiciera la "vista gorda", algo que Hecker no habría aceptado.

Esta mañana, Boudou dio a entender que la empresa está en la mira. "El tema Papel Prensa, es una empresa que tiene que tener controles. Acá estaríamos detectando cuestiones de larga data que van contra el Estado, que es el socio minoritario", planteó.

La CNV tiene entre otras funciones, prestar conformidad administrativa con relación a las reformas estatutarias; fiscalizar toda variación de capital, así como la disolución y liquidación de las sociedades y fiscalizar permanentemente el funcionamiento de las sociedades. También tiene la obligación de proteger a los accionistas minoritarios ante los grupos de control de las compañías.

Comentá la nota