Tras los aumentos en las expensas, los consorcios podrían negociar el salario de encargados de edificio

La Legislatura podría aprobar en septiembre una norma que le daría un elemento legal a las asociaciones de consorcios para participar en las paritarias. A su vez, la ley plantea que los administradores sólo podrán negociar sueldos con autorización de los consorcistas. A su vez, deberán presentar una declaración jurada y renovar su cargo anualmente
Luego de las quejas en los consorcios por el aumento de las expensas, producto, en parte, por el aumento de sueldo de los encargados, la Legislatura de la ciudad de Buenos Aires aprobaría una ley que limitaría el accionar de los administradores de consorcios, quitándoles la facultad de negociar los incrementos de sueldos, salvo expresa autorización de los vecinos.

Sucede que, hasta el momento, Suterh, el gremio de los encargados, reclama un aumento, negocia con las tres asociaciones de administradores, sin que los consorcistas se sientan representados. Pero si se vota la ley – aseguran -, "las asociaciones de consorcistas tendrán un elemento legal para plantear ante la Justicia su derecho a participar en las paritarias".

"El consorcista es el empleador, el administrador es sólo un mandatario. Por eso tienen que dejarnos participar en las paritarias", indica Samuel Knopoff, presidente de la Federación de Consorcios (Fedeco).

Por su parte, desde la asociación de administradores Aierh señalaron que "el reclamo de los consorcistas por participar en paritarias es justo, pero la normativa la debe modificar el Congreso nacional, no la Legislatura".

Sin embargo, esta no sería la única modificación. Según la norma, que se aprobaría en los primeros días del próximo mes y que fue impulsada por asociaciones de consorcistas y por los legisladores Sergio Abrevaya (Coalición Cívica), y Marcelo Meis, cercano al ex ministro de Economía Ricardo López Murphy, los administradores deberán renovar su cargo todos los años, cuando hasta el momento para removerlos hacen falta dos tercios de los votos de los vecinos.

Además, los administradores deberán hacerse responsables con su patrimonio en caso de un perjuicio económico para los vecinos. Para esto, cada uno tendrá que presentar anualmente una declaración jurada, más una garantía o aval económico.

Finalmente, otra de las modificaciones es que todo el dinero que posee el consorcio esté depositado en una cuenta bancaria y todas las transacciones se hagan a travñes de la misma, publicó el diario Clarín.

Comentá la nota