Tras los ascensos, hay casi diez comisarios en la Ciudad, pero sin suba salarial hasta marzo.

Solamente en la Seccional Primera hay cuatro comisarios. Y al menos nueve en toda la Ciudad, pero sin aumentos: las finanzas provinciales, complicadas. Es imposible que convivan tantos jefes: pronto habría traslados.
Más caciques que indios. Después de los últimos ascensos, en la Ciudad, con solamente dos comisarías hay casi diez comisarios que, en virtud del problema financiero en la Provincia, tienen el cargo pero deberán esperar el sueldo hasta marzo de 2010. Todas las fuentes consultadas coinciden en algo: "no pueden convivir tantos jefes en el mismo espacio y pronto habrá traslados".

Solamente en la Seccional Primera hay cuatro comisarios: Carlos Sánchez (el titular), Edgardo Valenzuela (el segundo), Juan José Martínez (el tercero) y el jefe de Operaciones, Darío Silva.

En la segunda hay por lo menos dos: el jefe, Santiago Guindo, y uno que tuvo un rápido posicionamiento, Gustavo Rodríguez. Acababa de ser trasladado con ascenso a capitán, y ahora, con los ascensos de esta semana, pasó inmediatamente a comisario.

Daniel Borra, titular de las Patrullas Rurales, también pasó de capitán a comisario. Y Miguel Bayonés, titular de una de las dependencias del cordón serrano, también. Total: ocho. Con Juan Latapié, nueve.

Tampoco se quedaron cortos de "subs": Walter Izquierdo, Nelson Núñez y Luis Roberto Albertario pasaron a ese cargo. Javier Borlado también. Todos tienen menos de 22 años de servicio y eran capitanes.

Y como los grados volvieron a ser los de antes, el jefe de la Policía Distrital, Francisco Ferencz, volvió a la jerarquía de comisario inspector. Si a los nueve anteriores se les suma Ferencz, Olavarría llega a los diez comisarios.

El jefe de la Departamental, Gustavo Carreiras, dejó de ser comisionado y pasa a ser comisario mayor, otra vez.

Lo curioso es que todos ellos, incluso los ascendidos en otros cargos, no cobrarán el sueldo hasta marzo: la Provincia, que ya da muestras de crisis financiera, pospuso el pago de los haberes actuales hasta enero de 2010. Pero como el primer pago lo retiene la caja de los uniformados, recién recibirán el aumento en el sueldo de febrero, es decir en marzo.

Pero desde las comisarías hay otra convicción: no pueden convivir tantos comisarios en el mismo distrito, y antes de enero, cuando se ponga el sistema en funcionamiento, habrá varios traslados y reestructuraciones en Olavarría.

Comentá la nota