Tras los anuncios, las dudas

La cámara de vendedores de electrodomésticos de Rosario pidió que los créditos no se vuelquen a fideicomisos, que sólo favorecerán a las grandes cadenas. En tanto, la Federación Agraria consideró insuficientes las bajas en retenciones.
Tras los anuncios efectuados ayer por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, que destina 13.200 millones de pesos para llevar adelante un plan de incentivo a la producción, la inversión, el trabajo, el empleo y el consumo, Rosario/12 realizó una ronda de consultas para conocer la recepción de las medidas. En general, las reacciones fueron escépticas. Armín Reutemann, referente de la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (Acara), dijo que los anuncios fueron "muy genéricos" y aún no conocen "los detalles sobre el plan de reactivación del mercado de autos". Para Hernán Calatayud, presidente de la Cámara de Artículos del Hogar de Rosario y la Región, habrá que esperar a ver cómo se instrumentan los créditos, ya que "si se vuelca en los fideicomisos, únicamente van a privilegiar a las grandes cadenas, y esto va a ser peligroso", anticipó. El secretario gremial de Federación Agraria, Omar Barchetta, sostuvo que los anuncios fueron "más para la industria; en especial para la automotriz. Para el campo, esto no soluciona nada".

Reutemann señaló que "habrá que esperar que Débora Giorgi, o algún otro miembro del gabinete ofrezcan más detalles. En realidad, la venta de automóviles está virtualmente paralizada porque todo el mundo está tratando de conocer cuáles serán las novedades. La demora en los anuncios genera mucha incertidumbre".

De todas maneras, el empresario cree que con estos préstamos se reactivarían las ventas. "Además de los problemas que ya conocemos en nuestra zona, por el bajo precio de los cereales, también desapareció la financiación -afirmó Reutemann-. Obviamente, si llega una financiación a baja tasa de interés, el mercado se reactivaría mucho; teniendo en cuenta que el auto hoy es uno de los bienes más accesibles".

Calatayud indicó que ya habían sido notificados sobre líneas de créditos que serían otorgadas por algunos bancos, con una tasa del 29 por ciento, que por cierto no es para nada baja. Respecto a los anuncios realizados ayer por la presidenta, el empresario dijo que si bien el paquete "está expresado, todavía no está ejecutado. Hasta que esto no esté marchando es difícil emitir opinión".

En relación a los préstamos de 5.000 pesos para el consumo, con una tasa del 11 por ciento, destinado centralmente a la denominada "línea blanca", Calatayud señaló que aún no se sabe cómo será la instrumentación, pero "si se vuelca en los fideicomisos, únicamente van a privilegiar a las grandes cadenas, y esto va a ser peligroso. Si la herramienta será vía bancaria nos permitirá a nosotros participar del juego".

El titular de la Cámara de Artículos del Hogar de Rosario y la Región dijo que sería inteligente que los créditos se utilicen para comprar productos fabricados en el país, "que se hagan sobre heladeras, cocinas, lavarropas nacionales, porque si damos créditos para comprar productos importados, los chinos agradecidos".

Por su parte, el secretario gremial de Federación Agraria, Omar Barchetta, sostuvo que "es importante que ingresen 13.200 millones de pesos en la producción, pero para el sector agropecuario es insuficiente, y no responde a las medidas que el campo está reclamando"

En el caso de la baja de las retenciones del 5 por ciento para el trigo y el maíz, Barchetta manifestó que "trigo hay muy poco, apenas un 40 por ciento; y el maíz no se ha sembrado nada por los costos altísimos que tiene. Además, están cerradas las exportaciones de los dos productos, de manera que poder prefinanciar exportaciones en algo que está cerrado parece una burla".

El secretario gremial de Federación Agraria remarcó que no hubo ningún anuncio para la soja, "que en realidad es el único cereal que tenemos sembrado. Hoy, el 35 por ciento de retenciones es insoportable, y repercute en el resto de las economías".

En la misma línea, el tesorero de la Cámara Argentina de Fabricantes de Maquinaria Agrícola (Cafma), Enrique Bertini, expresó que la situación del sector es "muy complicada", y que por más que se anuncien créditos, "si no hay ventas, no tiene mucho sentido". Según Bertini, las operaciones cayeron "un 70 por ciento", y de esta manera resulta muy difícil mantener una línea de producción.

Comentá la nota