Tras el anuncio de Cristina Buscan apurar el desembarco de la universidad pública a Pilar

La semana próxima se firmaría un preconvenio para traspasar el edificio del Pellegrini al Municipio. Buscarán apoyo de la comunidad para reciclarlo. Económicas podría dictar carreras desde el 2009.
En las oficinas de la Secretaría de Educación, Cultura e Integración, el entusiasmo le gana la pulseada a la cautela obligatoria. Es que aunque los funcionarios saben que la instalación de una sede de la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA en Pilar requerirá de pasos administrativos ciertamente complejos, sienten que, esta vez, el sueño de la universidad pública en el distrito está al alcance de la mano.

Tras varios meses de tratativas con la Universidad de Buenos Aires para comenzar a dictar en Pilar alguna de sus carreras, el principal obstáculo quedó a punto de ser derribado: el Estado Nacional ya oficializó la decisión de ceder al Municipio el histórico edificio del colegio Carlos Pellegrini.

Ahora, quedan dos pasos fundamentales: el primero es el convenio entre la Comuna y la Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia para que el edificio sea cedido en comodato por 99 años, tal cual lo anunció el martes la presidenta Cristina Fernández; el segundo es la remodelación del ala izquierda del Pellegrini para adecuarla a las necesidades académicas.

A partir del compromiso de Cristina en Pilar, los pasos administrativos que hasta ahora habían avanzado a duras penas comenzaron a fluir con rapidez. Tanto, que la semana que viene ya se firmaría un preconvenio de traspaso.

Con las llaves del edificio ya en la mano, el gobierno pasará a la segunda de etapa, la de acondicionamiento del edificio. Para eso recurrirá tanto al presupuesto municipal como a los aportes de la comunidad.

Un siglo

La secretaria de Educación y esposa del intendente Humberto Zúccaro, Carmen Rodríguez, adelantó que la semana próxima llegarán a Pilar funcionarios de la Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia de la Nación.

Ese día, se firmaría un preconvenio de traspaso que dejará al Municipio el manejo del edificio hasta bien entrado el siglo XXII.

Ayer, en un breve contacto con la prensa durante el acto de entrega de viviendas sociales en San Alejo (ver página 2), Rodríguez de Zúccaro señaló que "la Universidad ya conoce el edificio" y que ahora se está trabajando la "parte legal" del convenio.

Así, adelantó que se "buscará comprometer a la comunidad para dar una mano" en la reconstrucción del Pellegrini.

Todavía falta conocer los detalles del convenio para saber si, tal como se pretendía ya desde al año pasado, el Municipio aspira a quedarse con el ala izquierda del edificio, la única que se salvó del incendio del 2003 (ver aparte).

De todos modos, aunque las llamas lo respetaron, el sector requiere de una inversión considerable para quedar en condiciones de ser utilizado como sede universitaria.

Más rápido

Cuando el martes la Presidenta llegó a la sede de la USAL, ni la universidad local y ni el edificio del Pellegrini formaban parte de su agenda.

Fue un rapto del intendente Humberto Zúccaro que, en medio de su discurso, puso en autos a la primera mandataria. Rápida de reflejos, Cristina recogió el guante y prometió soluciones. Y parece que empezó a cumplir.

Sólo un día después de la visita de Cristina, el miércoles pasado, funcionarios locales de la Secretaría de Educación y la Dirección de Asuntos Jurídicos se reunieron con sus pares del Ministerio de Desarrollo Humano de la Nación.

De esa reunión participaron también representantes de la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA que, según Beatriz Dlugokinski -segunda de Carmen Rodríguez en la cartera educativa- "ya son parte del proyecto".

Dlugokinski integró la comitiva local que el miércoles se reunió con los funcionarios nacionales. Ayer, cuando accedió a hablar con El Diario, optó por la cautela: "se están haciendo los estudios técnicos y jurídicos, los pasos previos al convenio. Estamos en la etapa de generar acuerdos, pero todavía con nada elaborado", señaló.

Eso es mucho más que lo se había conseguido hasta hace algunas semanas, cuando el Estado Nacional sólo estaba dispuesto a ceder el edificio por un año, una oferta que resultaba inaceptable para el Municipio y la universidad.

Por el lado de Ciencias Económicas, en tanto, los avances son mayores. "Ellos están muy interesados en llegar a Pilar. Pero todavía falta definir el espacio. En base a eso, se estudiará qué oferta académica se podrá brindar", sostuvo Dlugokinski.

De todos modos, la funcionaria no ocultó su optimismo sobre la marcha de las negociaciones y, ante una pregunta de El Diario, admitió que si todo se resolviese dentro de los plazos más cortos posibles y si el convenio de traspaso se firmara durante lo que queda del 2008 es posible que en algún momento del 2009, Pilar vuelva a tener una carrera universitaria gratuita para los jóvenes locales.

A cinco años del incendio

La vuelta a la vida de un símbolo de Pilar

La recuperación del edificio del instituto Carlos Pellegrini para que albergue una sede de la Universidad de Buenos Aires significará la vuelta a la vida de un símbolo del distrito, que conoció momentos de esplendor y de decadencia. Sin dudas, el hito más reciente de la historia del Pellegrini es también el más doloroso: el incendio que, hace cinco años, destruyó gran parte de su valor histórico. El fuego comenzó cerca de las 0.30 del martes 7 de enero del 2003, en el pabellón central, justo donde estaba emplazada la antiquísima biblioteca en la que había una colección de libros de escritores antiguos, otra forrada en cuero de 1890, libros de Carlos Pellegrini firmados por él y ejemplares donados que pertenecieron a la biblioteca personal del general Mitre. En el lugar, también había un laboratorio muy antiguo. Desde allí, el fuego se extendió hacia el resto de la planta afectando las aulas, la guardilla y la torre que divide en forma simétrica la construcción. Las membranas, la brea y las vigas de madera dificultaron el trabajo de los bomberos pilarenses que llegaron minutos más tarde de haber comenzado el siniestro.

Comentá la nota