Tras el anuncio del canje hubo euforia en el mercado de bonos

Cuando los portales de Internet anunciaron que Amado Boudou daría una conferencia de prensa a las 18, el mercado estalló. Aunque todavía faltaban más de tres horas para que el ministro de Economía anunciara la reapertura del canje de la deuda, los operadores estaban ansiosos por concretar las compras de bonos que sus clientes les pedían.
Es que el canje de la deuda es para el mercado la mejor de las noticias, mucho más que un acuerdo con el FMI o con el Club de París. La suba que tuvieron ayer los bonos y las acciones lo dejaron en claro.

Los títulos públicos llegaron a registrar subas superiores al 7%. El que más subió fue el Par en dólares con legislación argentina, que tuvo un alza del 7,43%. Le siguió el Par en pesos con un incremento del 6,65%, y en tercer lugar se ubicó el bono Discount en pesos que tuvo una suba de 5,05%.

La Bolsa porteña, por su parte, registró una suba de 2,31% y el índice Merval cerró la rueda en 2.309 puntos. Así, quedó a un paso del récord histórico que alcanzó el 31 de octubre de 2007 cuando el Merval llegó a 2.351 puntos.

El fuerte repunte que tuvo el mercado bursátil local se debió, básicamente, a que las acciones de los bancos volaron apenas se supo que se anunciaba el canje de la deuda: los papeles del Galicia subieron 9,70%, los del Hipotecario 9,55%, los del Banco Francés 9,12%, los del Macro 5,06%, y los del Patagonia 4,69%.

En el mercado todo era clima de euforia y optimismo. Ocurre que un nuevo canje de deuda abre las puertas a un 2010 con un gran alivio fiscal para la Argentina, ya que después de que se concrete la operación, se prevé que habrá más ofertas de crédito para el país.

"Esto significa crédito y por lo tanto aumento de las reservas, y también dólar quieto y baja de la tasa de interés", resumió el economista y ex viceministro Miguel Bein. Y agregó: "Lo importante de esta reapertura del canje es que libera la política fiscal expansiva, que venía muy afectada por la incertidumbre financiera que tiene el país por su capacidad de pago. Ahora, la política fiscal expansiva puede jugar a pleno de manera contracíclica, como está ocurriendo en todo el mundo".

Ocurre que al tener ofertas seguras de fondos frescos, el Gobierno podrá llevar adelante una política económica expansiva, esto es, podrá seguir incrementando el gasto sin miedo a no poder cumplir con los importantes vencimientos de deuda que tiene en el 2010. Claro que todavía no es posible saber a qué tasas se ofrecerán esos fondos para que el país consiga financiamiento, ni tampoco es seguro que eso ocurra antes del año próximo.

"Va a ser muy difícil que se pueda hacer una colocación de deuda antes de fin de año, porque el trámite de derogar la ley cerrojo y presentar la propuesta se extenderá hasta fin de año", dijo Bein.

Como el año financiero termina el 8 de diciembre, seguramente una colocación de deuda en el mercado voluntario se realizará ya en el 2010. Pero tras el anuncio de ayer, los analistas aseguran que el año próximo el Gobierno podría conseguir con facilidad los 5.000 millones de dólares que necesita para pagar sus deudas.

Comentá la nota