Tras 5 años de fuerte crecimiento, la economía local se desaceleró

Los primeros efectos del cimbronazo internacional comenzaron a sentirse en el tercer trimestre. Las ventas se mostraron estancadas con respecto al período abril-junio. Los electrodomésticos, en baja.
Luego de vivir cinco años de fuerte expansión económica de la mano del alza en los precios de las commodities, la economía doméstica acusó los efectos del doble impacto campo-crisis financiera.

Así, el impacto se sintió a partir del tercer trimestre, cuando al intento de recuperación que tuvo la actividad en Río Cuarto le llegó el golpe de la crisis internacional. La falta de financiamiento, la caída en el precio de los granos y la retracción de la demanda mundial comenzaron a perturbar la economía local.

Según datos de la Fundación Río Cuarto para el Desarrollo local y regional, la facturación total entre enero y septiembre de este año se ubicó en torno a los $2.694 millones, mostrando un incremento real de aproximadamente el 24% respecto del mismo período de 2007. Sin embargo, esa mejora se parece en mucho a los índices de inflación que buena parte de las consultoras privadas adjudican al año en curso.

“Si bien el incremento es muy alentador, cuando se considera la evolución respecto al trimestre anterior, se observa un crecimiento que no llega a medio punto porcentual (0,3%), lo cual deja entrever signos de desaceleración en la tasa de crecimiento de la actividad económica”, señaló Hugo Bressan, presidente de la Fundación.

En un informe elaborado por esa institución se advierte que “el año 2008 muestra un quiebre en la evolución de la actividad económica en la ciudad. Fue un año marcado por una serie de sucesos que terminaron afectando de forma negativa la economía local. Por un lado, el conflicto suscitado entre el sector agropecuario y el gobierno nacional impactó directamente en la actividad económica de la región; por otro lado, nuestro país no se encuentra ajeno a las consecuencias de la crisis económica internacional”, señala el escrito de la Fundación que analiza los resultados del tercer trimestre.

Justamente en ese período se presenta el inicio de la crisis financiera, y si bien la mayoría de los indicadores muestran tasas de variaciones positivas, es posible observar una importante desaceleración.

Tomando los nueve primeros meses del año, tanto el comercio como los servicios, la construcción y la industria han mostrado crecimiento en su facturación, pero en especial por el impulso que tuvo la actividad en los dos primeros trimestres. Pero si esa información se la analiza en forma trimestral se observa que en todos los casos se ha desacelerado el ritmo de crecimiento, y en algunos casos ha caído.

“El más afectado fue el sector de la construcción que ha visto caer su nivel de facturación respecto del año anterior para el tercer trimestre, según lo declarado en las principales empresas del rubro. Uno de los indicadores que pudieron haber influido es la merma en la obra pública”, explica el informe. A eso debe agregarse también el período en que se vetó la posibilidad de nuevas obras privadas, en particular los edificios, como consecuencia de la queja de los vecinos damnificados. Además se agregó la menor inversión del agro en inmuebles, el principal motor de las inversiones edilicias.

Al referirse al movimiento de electrodomésticos, el informe destaca que “el consumo de bienes durables es un buen indicador de las expectativas de las personas, tanto es así que cuando éstas no son buenas, las familias tienden a posponer sus decisiones de compra y se recienten las ventas”, explica. En este punto se destaca una caída por segundo mes consecutivo luego de una recuperación que había empezado en abril y que había alcanzado en julio su punto más alto de la serie. En la comparación interanual, en septiembre se produjo una caída de facturación en términos reales con respecto a igual mes de 2007.

En la industria, el nivel de facturación se estancó, mientras que en el comercio tuvo igual comportamiento y en los servicios se produjo una desaceleración del crecimiento.

Por último, otro indicador clave es el nivel de patentamiento de autos cero kilómetro. Allí se recorta un dato contundente: la comparación entre octubre y noviembre dio un resultado negativo del 49%, mientras que la misma comparación del año anterior arrojó una merma del 17%.

Gonzalo Dal Bianco

-49,2%

Fue la caída en la inscripción de automotores entre octubre y noviembre. Si bien siempre hay menos patentamientos, en los dos últimos años la diferencia fue de -17%

$2.694

millones fue la facturación general entre enero y septiembre de los distintos sectores de la economía local.

$4,3

millones de pesos movió la venta de electrodomésticos en septiembre. Un millón más que hace dos años

Comentá la nota