Tras el acto, los intendentes cobistas se mostraron molestos

Mientras los justicialistas presumían el nuevo logro, con el apoyo de todos los intendentes, los cobistas no dejaban de exhibir su rechazo al comportamiento del oficialismo.
Un tenso contexto político se observaba en el acto de promulgación de la modificación en la ley de coparticipación de los municipios. Por un lado los justicialistas presumiendo el nuevo logro, con el apoyo de todos los intendentes. Del otro lado del tablero, los cobistas no dejaron de exhibir su rechazo al comportamiento del oficialismo.

Así, tanto el intendente de Godoy Cruz, Alfredo Cornejo, como el de Junín, Mario Abed, manifestaron que continuarán con su postura en contra del endeudamiento propuesto por el Ejecutivo.

"El Gobierno está ávido de presentar logros, y como ha tenido uno institucional, que es modificar la ley de coparticipación, lo presenta como algo propio. Sin embargo, hay que tener en cuenta que fue arrancada en una negociación, no fue algo propuesto por el Gobierno, al contrario el mismo siempre se negaba a una ley de coparticipación, sólo que ahora a cambio del endeudamiento aceptó una nueva ley", expresó Cornejo.

El jefe municipal de Godoy Cruz, tiene el deseo de presentarse para gobernador en las próximas elecciones, quizás por esto, Cornejo no se resistió a golpear a sus oponentes: "Jaque y Cazabán han estado dos años haciendo a su antojo en la provincia. Fueron derrotados bruscamente el 28 de junio, y siguieron actuando igual, con una legislatura que les ha permitido trabajar a su antojo. Lo que ha ocurrido a fin de año es que han tenido que negociar con la legislatura e intendentes para obtener el endeudamiento".

La provincia tomará una deuda de 420 millones de pesos, de los cuales 60 millones se destinarán a los municipios. De ese monto, 40 millones son los que prometió el Gobierno, por lo tanto es dinero que le debe a las comunas. Y los 20 restantes, el departamento puede elegir si tomarlo o no, pero eso ya correría como una deuda propia de la comuna. Con respecto a esto, Cornejo, comentó que en su caso, medirá cuál será la tasa de interés, y que si lo utiliza va a ser para pagar sueldos, aunque no cree que vaya a necesitarlo.

En sintonía con esto, otro intendente cobista, Mario Abed de Junín, expresó: "Estoy convencido que Mendoza necesita el endeudamiento. Con lo que no estoy convencido es con la cifra y con la manera en que se tomó, porque no hay claridad. No sabemos qué tipo de endeudamiento vamos a tener: ¿Si en moneda extranjera o nacional?, ¿si la vamos a tomar con organismos internacionales o nacionales?".

Según el jefe comunal juninense, las cuentas de la deuda no cierran. Ya desde la oposición se proponía un monto menor. "Teniendo en cuenta el sueldo de todos los mendocinos, que serían unos 180 millones, más el aguinaldo, que sería una suma de 120 millones de pesos, y el dinero extra para pagarle a los proveedores, hablábamos de 350 millones. Esa no era una suma caprichosa. Pero piden 420 millones, y no estoy de acuerdo en pedir por pedir", detalló Abed, y agregó que faltan detalles y el porqué de la suma, además de pensar en cómo van a hacer en el futuro para no endeudarse otra vez. "Junín no será un provincia, pero estamos bien, será que yo no gasto lo que no tengo", reprochó el funcionario.

Si bien todos los intendentes radicales exhibieron su rechazo, hubo uno que se mostró más cerca del oficialismo. Así, el jefe capitalino, Victor Fayad, manifestó estar satisfecho con la promulgación de la modificación en la ley de coparticipación, y con el endeudamiento.

Frente a esto, Cornejo opinó: "Los intendentes Fayad y Giner le han dado apoyo a la deuda, en el marco de un acuerdo. Se sienten satisfechos con la ley de coparticipación, y están dispuestos a darle deudas a cambio de la coparticipación. Hay otros que creemos que la negociación óptima es una nueva ley de coparticipación y mucho menos deuda".

Comentá la nota