Tras el accidente el intendente Pellita admitió “responsabilidad” en los controles

El intendente de General La Madrid admitió hoy que los controles policiales en esa ciudad “no son lo rigurosos que deberían ser” y dijo que como jefe comunal pudo haber tenido “alguna responsabilidad” en el accidente ocurrido el domingo a raíz del cual murieron seis jóvenes de entre 15 y 20 años.
“Si alguna responsabilidad tengo es porque soy el intendente y porque los controles policiales por ahí no son lo rigurosos que deberían ser, lo tengo que decir con toda honestidad”, expresó el intendente Juan Carlos Pellita a una radio porteña.

El jefe comunal se mostró apesadumbrado por la muerte de los seis jóvenes, entre quienes está la hija del secretario de

Obras Públicas de General La Madrid, además de los hijos de otros funcionarios y personas públicas de la ciudad, cuyos cuerpos fueron inhumados hoy en el cementerio local.

“Acá nos conocemos todos, está de luto el pueblo entero, el que no es pariente es amigo”, expresó Pellita, quien decretó el domingo, tras el accidente, 48 horas de duelo en esa ciudad de 12 mil habitantes, situada a 450 kilómetros de la Capital.

Pellita explicó que se aguardan los resultados de los peritajes para determinar las circunstancias del accidente y si los jóvenes se hallaban o no alcoholizados, aunque dijo que al momento del impacto el auto probablemente se conducía a una velocidad de 180 kilómetros por hora.

“Yo pude constatar personalmente el estado de vehículo y de los cuerpos, soy médico cirujano y alguna vez he sido forense, así que la verdad puedo decir que iban a muchísima velocidad. Hicieron un giro para entrar al pueblo, hubo un pequeño roce y el auto se desbocó e impactó contra un árbol, lo que es peor que dar contra una pared”, manifestó el funcionario comunal.

El intendente dijo que si bien en General La Madrid “hay una juventud extraordinaria, cometen excesos como en todos lados” y aseguró que “periódicamente se hacen controles de alcoholemia” y se colocan “patrulleros en la puerta de cada uno de boliches”, aunque admitió que “los controles son a veces muy light”.

“Este es un episodio que no había ocurrido en historia del pueblo. Alguna responsabilidad tendré, sin duda. Soy el responsable de la comunidad”, añadió.

Más de tres mil personas acompañaron a las seis familias destrozadas por el trágico accidente ocurrido en la madrugada de ayer y todos los negocios de la ciudad permanecieron cerrados hoy adhiriendo al duelo generalizado.

Los chicos fueron velados en el salón del club Racing y durante toda la tarde y noche del domingo la comunidad asistió para dar su apoyo en el momento de dolor.

El dolor de todo un pueblo

Aproximadamente a las 11, luego del responso religioso que tuvo lugar en el mismo club, donde cinco de los seis cuerpos -ya que el mismo domingo a las 20,30 el cuerpo de una de las víctimas fue sepultado por decisión de sus familiares- fueron trasladados en un interminable cortejo fúnebre.

Las víctimas son Felipe González Ullmann (20), quien conducía el auto; Sofía Eugenia Amyer Claverie (20), que iba en el asiento del acompañante, y dos chicas de 17 años, una tercera de 16 y una cuarta de 15 que viajaban en la parte trasera del automóvil.

Comentá la nota