Con Trapo en el corazón.

Con  Trapo  en el corazón.
CUBA homenajeó a Felipe Gutiérrez O´Farrell, que sufrió una luxofractura cervical; en honor al apodo que le pusieron sus compañeros, el público y los jugadores acudieron con pañuelos o trozos de género; hinchas y amigos colgaron banderas de apoyo.
Trapo, estamos con vos. Mucha fuerza. La 84, jugadores y cuerpo técnico." Con esa bandera, colgada mucho antes de que empezara el partido entre CUBA y Newman, los compañeros de Felipe Gutiérrez O´Farrell quisieron apoyar al fullback del equipo universitario, lesionado de gravedad el último fin de semana frente a Atlético del Rosario.

En el plantel superior de CUBA, Gutiérrez O´Farrell es Trapo . Desde muy chiquito, su hábitat natural fue el piso. Travieso y movedizo, iba de un lado para el otro, a puro revolcón, y vivía tirado en el suelo, lo que le granjeó el apodo con el que se lo conoce en el club. "Mirá el trapo que te hicimos. Mucha Fuerza. Un abrazo. Tus amigos" , rezaba la bandera que le colgaron sus compinches al Trapo mayor. Estaba colocada en un lugar estratégico, en lo más alto del alambrado de la cancha de hockey. Allí se subieron, escalera mediante, los compañeros de Gutiérrez O´Farrell para que el homenaje pudiera leerse desde todos lados.

"La Tribu" -tal como se conoce a las divisiones juveniles y menores de CUBA- hizo el resto. En la antesala del partido frente a Newman, convocó a todos los hinchas a llevar a la cancha un trozo de género en honor al jugador internado -que anteayer fue operado por segunda vez en el sanatorio Fleni-. El lema era: "CUBA está con el Trapo ".

La movida resultó un éxito rotundo. Un par de horas antes del comienzo del partido de primera, la cancha ya tenía una escenografía distinta. Además de las banderas, algunos hinchas agitaban los trapos en señal de apoyo a Gutiérrez O´Farrell. Ahí estaban, también, el capitán Gonzalo Begino, Pablo Acuña, Benjamín Urdapilleta y Felipe Aranguren. Todos, vestidos de civil, antes de ingresar en los vestuarios y con sus correspondientes trozos de franela o género.

Conforme pasaban los minutos y se acercaba el comienzo del partido principal, la ansiedad dominaba la escena. Más allá del optimismo que reinaba en Villa de Mayo por la recuperación de Gutiérrez O´Farrell, alrededor del campo de juego la emoción se sentía en la atmósfera. Ya durante el calentamiento, los jugadores de CUBA hicieron los movimientos precompetitivos provistos de su trozo de género, que se transformó en un aliado inseparable durante toda la jornada. Mientras, la gente que seguía ingresando respetaba a rajatabla la iniciativa de "La Tribu": todos entraban con un trapo.

A las 15.30, con una puntualidad tan inglesa como el rugby, los jugadores ingresaron en la cancha. "Fuerza Trapo, te queremos. CUBA, plantel superior" , se leía en una bandera, que además mostraba una foto de Gutiérrez O´Farrell con los colores del club y la ovalada en las manos. Antes del pitazo inicial, los dos equipos se cobijaron en los trapos y los jugadores se abrazaron. Las tribunas rugieron con un aplauso unánime, como si en esas palmas batidas estuviera la medicina perfecta para Gutiérrez O´Farrell. De fondo resonaba un espontáneo: "¡Olé, olé, olé, traaapooo, traaapooo!".

La familia del rugbier lesionado no estuvo en la cancha, pero se respiró un aire repleto de optimismo. Esperanzados, hinchas y allegados al plantel hablaron en positivo sobre la recuperación que deberá encarar el fullback del equipo para, primero, volver a caminar. Y después sí, pensar -si todo sale bien- en regresar a las canchas. "Está muy bien de ánimo", señaló el capitán del equipo, Gonzalo Begino, en la antesala del partido. Después del encuentro, con la victoria de CUBA consumada, Benjamín Urdapilleta dedicó el triunfo: "Es para él. Es un amigo nuestro que está pasando un mal momento.

Como ya se había informado, la URBA prohibió la jugada conocida como "la casita" -un hábito al que recurren los rugbiers para cuidar la posesión de la pelota en el suelo de cabeza y boca abajo, que ahora se sanciona con un penal en contra-. La decisión fue saludada con optimismo por la mayoría de los jugadores e integrantes de los cuerpos técnicos. A partir de ahora, será la UAR la encargada de extender la prohibición de este tipo de jugadas en todo el país. En el mundo del rugby nadie quiere que haya más casos como el deGutiérrez O´Farrell.

* Los médicos son optimistas

"Todo salió bien, pero hay que esperar", explicó Ignacio Alonso, médico de CUBA. "La lesión es la misma que sufrió Diego Giambroni [de San Cirano], y él volvió a jugar", se esperanzó Marcelo Saco, médico de Newman.

Opiniones tras la prohibición de "La casita"

"Me parece perfecto: no cambia mucho el juego. En vez de poner la presión en el cuello, la pelota se deja caer y se gira el cuerpo".

Diego Luis Albanese

"Comparto la decisión y hay que mantenerla. No creo que por eliminar la casita, el juego pierda en continuidad"

Santiago Phelan

"Estoy a favor de la norma, pero, además, se debiera castigar al que embiste y golpea en la jugada que genera la casita".

Maximiliano Amadeo (Champagnat)

"La prohibición me parece perfecta. En la URBA se juega un rugby amateur, hay que pensar en el físico de los jugadores".

Gonzalo Pulido (Hindú)

Comentá la nota