El Trapiche recibió 72.000 personas en el Día del Estudiante

La cifra fue confirmada por las autoridades municipales. A lo largo de los cuatro días de celebraciones llegaron a la localidad jóvenes de toda la provincia. Hubo bailes, torneos deportivos y se coronó a la reina provincial.
En una celebración tradicional que todos los años parece tomar mayor impulso y contar con El Trapiche como punto de encuentro indiscutido, 72.000 personas participaron de los festejos por el Día del Estudiante a lo largo de los últimos cuatro días.

Así lo expresaron ayer desde el municipio de la localidad, tras cerrar con éxito la congregación de jóvenes (y no tanto) más importante de la provincia.

La fiesta de los estudiantes secundarios y la vigilia a la espera de la llegada de la primavera comenzó el viernes pasado con el arribo de 11.000 chicos, se profundizó el sábado con el ingreso de 14.000 y explotó el último domingo cuando 35.000 turistas (entre ellos muchas familias) pasaron el día en uno de los paisajes sanluiseños más atractivos.

Ayer, para darle la bienvenida a la estación que antecede al verano, la localidad recibió a 22.000 visitantes, en su mayoría jóvenes.

Para fortuna de los turistas, las autoridades municipales, comerciantes y hoteleros del lugar, el buen tiempo acompañó a la fiesta y no hubo que lamentar accidentes de consideración ni incidentes de violencia entre los estudiantes.

A lo largo de los cuatro días la Municipalidad de El Trapiche organizó distintos encuentros deportivos, dos bailes y la elección de la Reina Provincial del Estudiantes que coronó a Ana Belén Garro Bressano, una chica de 15 años que representó a la ciudad de San Luis.

Ayer, ni los grises nubarrones que opacaron la tarde, frenaron la alegría de miles de chicos que con caminatas, paseos en bici o a caballo y partidos de fútbol despidieron su fiesta esa que convoca año tras año a cientos de promociones de diversas ciudades de la provincia.

Los chicos cerraron el festejo con un baile matiné en el Salón de Usos Múltiples y con un encuentro en el parador de una hostería donde cantaron y bailaron distintos ritmos sin dejar de corear el nombre de sus promos.

También se pudo ver a muchos papás en sus vehículos buscando a sus hijos y cuando la tarde comenzaba a darle paso a la noche, una larga fila de jóvenes se ubicó en la parada de micros a la espera del transporte que los trajo hasta San Luis.

En una celebración donde sobró buena onda, hubo mucha calma y todos se divirtieron, El Trapiche volvió a brillar para dejar en claro que, aunque pasen las generaciones, sigue siendo el mejor punto de encuentro para abrazar a los amigos y guardar momentos inolvidables que el tiempo nunca podrá borrar.

Comentá la nota