Los transportistas presionan por un aumento salarial del 25 por ciento.

El avance y las presiones que el gremio liderado por Pablo Moyano, hijo del líder cegetista, lleva a cabo para obtener un 25 por ciento de aumento salarial abre las puertas a un nuevo conflicto para el sector del transporte. Mientras los empresarios del rubro sostienen que la caída de la actividad recorta su rentabilidad y hace peligrar la subsistencia de los más chicos, los representantes de los choferes de camiones vuelven a la carga por otro importante incremento en los haberes de los trabajadores.
Los sindicalistas ya amenazan con medidas de fuerza y la patronal anticipa que la respuesta al reclamo será negativa. Si ninguna de las partes cede en las próximas horas, estallará un nuevo conflicto de alcance nacional. Al menos en nuestra ciudad, Miguel Bettili, titular de la Asociación Transportistas Unidos de Olavarría y presidente de la flamante Federación Bonaerense de Transporte de Cargas, admitió que "puede llegar a ser un reclamo justo, pero estamos lejos de poder cumplir con ese porcentaje ya que estamos cobrando tarifas demasiado bajas".

Comentá la nota