Los transportistas de carga declararon la emergencia y hoy inician paro de actividades

Los transportistas de carga del Chaco desde la cero hora de hoy decidieron iniciar un paro de actividades a partir de la difícil situación que atraviesa el sector, decisión que fue adoptada durante la última reunión que las distintas entidades mantuvieron en la ciudad de General Pinedo.
Además de la inactividad declararon el estado de emergencia y difundieron los números que hacen que la crisis en que se encuentran y la falta de respuestas, los llevara a tomar esta determinación.

Las entidades del transporte agrario invitaron a todas las otras modalidades a adherirse a la medida, ya que promueve el respecto de la tarifa de fletes acordada, la cual beneficiará en gran medida a todo el sector transportista. "Esta decisión se funda en el severo conflicto que viene atravesando el sector en toda la provincia, debido al incumplimiento --por parte de las empresas dadoras de cargas, acopiadores de granos, cerealistas-- de las tarifas pactadas y de la prioridad de carga de los transportistas locales, dándoles preferencia a los numerosos transportistas de otras latitudes que toman cargas en la provincia, muchas veces a precios muy por debajo de las tarifas normales y habituales", señala el comunicado que anuncia la medida.

Explicaron que "la alta carga fiscal que debemos pagar en nuestra provincia, una de las más altas del país, y el desabastecimiento de gasoil, que todavía es de gran magnitud en algunas zonas del interior, sumado a la tasa o sobreprecio que pretenden percibir las estaciones de servicios de la provincia y que no tiene antecedentes en otros lugares".

Motivos de la protesta

Cabe recordar que la protesta anunciada, se articula sobre la base de los cuatro puntos de reclamo, que incluyen en primer término que las cargas del Chaco deberán salir primordialmente con transportista chaqueños; respeto por las tarifas pactadas; la reducción de la alícuota de ingresos brutos que grava la actividad". Al mismo tiempo sostienen la necesidad de un normal abastecimiento y reducción del precio del gasoil, y "poner fin a los diez centavos por litro que se pretende cobrar de más en las estaciones de nuestra provincia".

Los transportistas de cargas agrarias señalan que la profunda crisis de los últimos meses tuvo la consecuencia natural de la sobreoferta de bodega que "puso límites infranqueables a la posibilidad de recomponer tarifas, con independencia del nivel de precio de los principales insumos. Las consecuencias están a la vista: desaparición de empresas, destrucción de puestos de trabajo, desinversión, degradación de la competencia, envilecimiento de las tarifas".

Los transportistas de productos agrarios propusieron además promover, en todas las organizaciones gremiales empresarias, "un debate profundo sobre esta cuestión crucial. Por cierto que una actitud voluntarista e ingenua no puede reemplazar los mecanismos del mercado y de la libre competencia; pero el cortoplacismo a ultranza y la actitud de sálvese quien pueda, lejos de solucionar los problemas, han dejado a muchos de nuestros colegas en el camino. Ninguna empresa se va a salvar en soledad".

Comentá la nota