"Transporte de la Villa" insiste para que el boleto sea de dos pesos

Voceros de la empresa "Transporte de la Villa" anunciaron ayer que, de no fijarse el nuevo precio del boleto urbano en dos pesos, la firma se vería "forzada" a reducir "el servicio para achicar gastos" y que también se podrían "suspender algunos choferes y algunos coches".

Pese a que el pedido todavía se encuentra en pleno análisis, en los últimos días trascendió que los ediles pretenden fijar el incremento en $1,80, lo cual originó preocupación en la prestataria del servicio de transporte urbano.

El aumento por el que se inclinan los ediles es del 12,5%, sin embargo, dicha cifra no coincidiría con el "estudio de costos" efectuado por la firma, quien solicita una suba de alrededor del 25%.

Al respecto de esta modificación en los porcentajes de aumento que impulsa el Concejo, en declaraciones a El Diario, Hugo Marchese, vocero de la empresa puntualizó: "Nosotros queremos saber quién va a poner la diferencia, ya que, desde ya, nosotros estamos muy ajustados con los números".

Según se resaltó desde la empresa, de no elevarse el boleto a dos pesos (que es el precio que envío el Departamento Ejecutivo), Transporte de la Villa se vería forzado a "reducir el servicio para achicar gastos y sólo van a estar funcionando 18 de los 22 coches que hay en la actualidad, razón por la cual vamos a tener que suspender algunos choferes y algunos coches sin funcionar".

A su vez, según expresó Marchese, esto se traduciría en una reducción de la frecuencia en los recorridos, así como también en la posible supresión del recorrido del B7, que no entraba en las condiciones del pliego licitatorio.

Finalmente, con frustración, el vocero de la firma expresó: "Es una situación en la que ya hemos venido cediendo en varias oportunidades, sin embargo, no tenemos respuestas positivas".

Comentá la nota