Transporte y esparcimiento impulsan la inflación local

Según la UNCuyo, la canasta alimentaria no tuvo variación en junio porque la baja de la carne neutralizó la fuerte suba de frutas y verduras. La básica aumentó 1,1%.

Los aumentos en los precios de las frutas y verduras, de los combustibles y de las actividades de esparcimiento durante junio pasado, impulsaron nuevamente la escalada en el costo de vida de los mendocinos.

Es que esta vez la canasta básica trepó hasta 1,1% mensual, siendo una marca muy superior a la de mayo que apenas había rozado una suba de 0,3%. Sin embargo, por la baja en el precio de las carnes el valor de la canasta alimentaria se mantuvo en junio sin variaciones, por primera vez en todo el año.

Así lo reveló la última medición del informe sobre la evolución del índice de precios en los supermercados de la provincia, que realiza el Centro de Investigaciones Económicas de la Facultad de Ciencias Económicas de la UNCuyo.

Según este relevamiento una familia tipo de clase media requirió en junio pasado $ 2.261 para comprar la canasta básica parcial (que mide los gastos en alimentos, bebidas, limpieza, transporte, servicios, esparcimiento e higiene personal), la misma que en mayo costaba $ 24 menos.

Para el investigador y economista Alejandro Trapé, quien está a cargo de la coordinación del informe de la UNCuyo, esta suba se explica porque "durante junio de 2009 el rubro de las frutas y verduras se incrementó 7,3% respecto a mayo por los factores estacionales típicos de la época, junto a los gastos en transporte que subieron 3,2%, a partir del incremento en los precios de los combustibles líquidos. Así como también por la suba de 2,6% en las actividades de esparcimiento", agregó.

Pero más allá de la significativa suba que sufrieron las frutas y verduras, para adquirir la canasta alimentaria, que incluye sólo los gastos en alimentos y bebidas, una familia tipo necesitó en junio de $ 1.033. Para sorpresa de muchos, la misma cantidad de dinero que este hogar dispuso para adquirirla en el mes anterior.

Según dijo Trapé, "la canasta alimentaria no aumentó porque hay fuertes cambios en los precios relativos, ya que la baja en las carnes de 3,1% y el retroceso de 1,1% en los productos de panaderías, contrarrestaron el alza en las frutas y verduras". Puntualmente, la caída en el precio de las carnes en la provincia se debió a la variedad de ofertas que encararon los supermercados durante junio a las que el público accedió.

Así, con el último registro del índice de precios de junio resulta que la inflación en Mendoza durante los últimos 12 meses rondaría entre 14% y 15%, según la UNCuyo. "Mucho menor al 20% anual que teníamos hace unos meses", advirtió Trapé.

Lo que queda del año

Sin embargo, las presiones inflacionarias seguirán latentes para la próxima mitad de año. "Había alzas autorizadas antes de las elecciones en el rubro alimentos, que seguramente ocurrirán en las próximas semanas, al igual que con las tarifas en los servicios", pronosticó Trapé. Según la edición de Los Andes de ayer, para la próxima semana se esperan incrementos en los alimentos que van entre 3% y 6% y las bebidas ya subieron hasta 15%.

Tampoco se prevé que el precio de las carnes continúe en caída. En este sentido, Trapé señaló que "este sector tiene problemas de oferta lo que implicará que podrá escasear en los próximos meses y por tanto aumentar".

Con mayor precisión, el economista de la UNCuyo pronosticó que "para el segundo semestre la inflación será algo mayor y probablemente cierre 2009 con una tasa que va entre 14% y 15%". Para la primera mitad del año la canasta alimentaria se ha incrementado un 4,2% y la básica (parcial) ha registrado una variación positiva del 6,1%

Comentá la nota