Transporte: los empresarios piden que se retome el diálogo por las monederas

Según el vocero de las concesionarias, el pliego marca que cualquier decisión sobre el método de pago de pasajes debe ser consensuada. Se mostró a favor de un sistema mixto. Y señaló el disgusto de Ametap por el archivo del proyecto.-
Los empresarios del transporte automotor de pasajeros no bajan la guardia: cinco días después de que la Comisión de Transporte aprobara el proyecto de las tarjetas de aproximación y archivara el de las monederas, pidieron que se retomara el diálogo sobre este último método.

"El pliego es preciso: cualquier método que se vaya a implementar debe ser consensuado entre el poder concedente y los concesionarios", dijo el vocero de Ametap (Asociación Marplatense de Empresarios del Transporte Automotor de Pasajeros), Claudio Lassiar, en la reunión de ayer de la Comisión de Transporte del Concejo Deliberante.

Lassiar volvió a manifestar la sorpresa y el disgusto de los empresarios ante lo que sucedió el viernes de la semana pasada en ese ámbito, cuando concejales de la oposición le levantaron el pulgar al proyecto de las tarjetas de aproximación y desestimaron el sistema que los empresarios defienden.

"Coincidimos en que hay que avanzar hacia nuevos métodos tecnológicos. Ofrezcamos facilidades hasta que lleguemos al sistema único", aseguró Lassiar, que solicitó la puesta en funcionamiento de un sistema mixto entre las actuales tarjetas y las monederas.

La exposición la escucharon los radicales Verónica Hourquebié y Eduardo Abud, la oficialista Claudia Rodríguez, Ricardo Alonso (Unión Peronista) y Juan Domingo Fernández (Frente Nacional y Popular).

Lassiar, que asistió acompañado por dos abogados de Ametap, repitió lo que los empresarios sostienen desde hace tiempo: que el actual sistema de tarjetas no sirve. "Se rompen, se gastan, se desmagnetizan…", enumeró. Y dio estadísticas sobre la disminución de la cantidad de pasajeros transportados: en enero hubo 352.000 menos; en mayo, 580.000.

El vocero dejó en claro que, a juicio de los concesionarios, mientras se espera el funcionamiento de las tarjetas de aproximación es imprescindible poner en marcha un sistema dual. "No cerremos la puerta", suplicó. Según dijo, "entre un cinco y un ocho por ciento de posibles usuarios" no se subiría al colectivo por no disponer de una tarjeta cuando quiere utilizarlo.

Las empresas compraron las monederas hace dos años. Sostienen que pueden colocarlas cuando el poder político se las apruebe. El problema es que en el Concejo hay una mayoría que no está de acuerdo con ese método. El principal bloque opositor, el de la UCR, es uno de los más reacios.

Lassiar ofreció otros argumentos para mostrar la merma económica de las empresas. Afirmó que los plazos de los subsidios que perciben "son un infierno", que ha habido "un deterioro social que perjudica directamente la rentabilidad" y que "hay personas que no son lo que dicen que son y usan pasajes gratis".

La última alusión fue un nuevo pedido para que se controlen los pases gratuitos y con descuento. "No podemos seguir haciendo la vista gorda a personas inescrupulosas", lanzó.

Si bien no descartaron el diálogo propuesto por los empresarios, los concejales opositores defendieron, con matices, la decisión que la comisión tomó el viernes.

"Había que terminar con esta historia. No podíamos tener el expediente dos años y no emitir una resolución. No podíamos tener a los usuarios de rehenes", comentó el peronista Alonso, quien aseguró que cuando el tema llegue al recinto votará por un sistema dual.

"Lo que hicimos el otro día lo hicimos con mucha seriedad. No votamos por conveniencia personal, sino porque creemos que se beneficiará la comunidad", intervino el radical Abud. Y les soltó a los representantes de las empresas que, si querían, podían reflotar el proyecto de las monederas, del que de todas formas se mostró en contra.

Comentá la nota