Transporte: se demora el fondo extra

La reunión de la comisión de Servicios Públicos del Concejo Municipal, que ayer debía tratar un fondo extra de casi 7 millones de pesos para subsidiar el transporte urbano de pasajeros, naufragó por falta de quórum, postergando las aspiraciones oficialistas de aprobar la iniciativa el jueves próximo (primera sesión ordinaria del año). En tanto, desde Rosario Bus, la única concesionaria privada en pie, arremetieron contra el proyecto del intendente Miguel Lifschitz al denunciar discriminación y sembrar dudas sobre su futuro por entender que sólo se busca beneficiar económicamente a las estatales Semtur y Mixta.
El análisis en comisión del mensaje de Lifschitz, enviado al Palacio Vasallo a fines de 2008, pasó para el lunes a raíz de la ausencia de varios ediles que integran el cuerpo.

Si bien días atrás surgieron reproches, como el del justicialista Osvaldo Miatello, quien indicó que "el socialismo no informó fehacientemente el destino del dinero", los concejales oficialistas (son mayoría en la comisión) confiaron en que no habrá trabas.

Paralelamente, Oscar Ercoli, asesor de Rosario Bus, dio a entender que la concesionaria es discriminada por el Palacio de los Leones en cuanto a la iniciativa que contempla 6.800.000 pesos.

"Nos dejaron afuera", se quejó, para luego advertir que la empresa "está corriendo riesgos porque realmente los números no cierran".

Al respecto, Ercoli agregó: "Suponemos que, en definitiva, lo que pretenden es llamar a una nueva licitación y sacarnos del medio. Incluso ya estuvieron en Buenos Aires dando vueltas".

Réplica. El concejal Miguel Pedrana (PS), titular de la comisión, retrucó con que "es inexacto afirmar que el municipio quiere vaciar de capitales privados" el sistema de transporte.

"Además, a Rosario Bus le ofrecimos en su momento líneas que pertenecieron a Las Delicias (cuya concesión fue caducada en enero pasado), pero dijeron que no", explicó a La Capital.

Según el edil, "el oficialismo tiene una responsabilidad, que consiste en sostener el sistema de transporte en su conjunto y apoyar a las empresas que más desfasaje presentan".

El proyecto trazó como objetivo achicar el desajuste entre el costo real y la tarifa vigente y, de ese modo, eludir un nuevo aumento del valor del boleto.

Pedrana destacó que "es un fondo extra y por única vez" destinado a paliar los déficit generados por los insuficientes subsidios nacionales al transporte y la baja de la relación pasajero-kilómetro que siempre se da en el trimestre diciembre-enero-febrero.

También recordó que el Ente del Transporte de Rosario (ETR) "no mencionó aún a las concesionarias que están por debajo del promedio". Y concluyó: "Entonces, es la propia empresa (en manos de Agustín Bermúdez) la que se ubica en ese nivel".

Lifschitz, a su vez, señaló a este diario que "el aporte se plantea para todo el sistema, asignándolo en el índice pasajero-kilómetro de cada una de las empresas y, por lo tanto, es probable que beneficie a las públicas más que a Rosario Bus". Luego destacó que los fondos provendrán de rentas generales.

Otro foco. En un día en el que la polémica pareció viajar en ómnibus, el titular de la Semtur, Gustavo Perrone, tuvo que salir a aclarar que "la empresa está trabajando con absoluta normalidad".

Previamente, delegados de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) se habían declarado en alerta por la supuesta reducción de servicios de cuatro líneas de esa compañía.

Comentá la nota