Tránsito: reflotan un polémico plan para hacer túneles bajo la 9 de Julio

Conectarían los accesos norte y sur de la Ciudad. Ya se hizo el llamado a licitación.
La gestión de Mauricio Macri reflotó esta semana un polémico proyecto que ya había sido analizado por gobiernos anteriores: la construcción de túneles que corran por debajo de la 9 de Julio y que conecten los accesos Norte y Sur de la Ciudad. Una autopista subterránea para el tránsito liviano: según la Comuna esta obra disminuirá un 30% del tránsito en superficie.

En principio el Ministerio de Desarrollo Urbano dio un paso adelante. Hace algunos días, sin anuncios, llamó a licitación pública. Desde el área estiman que para fines de este año se podrán firmar los contratos con el consorcio de empresas que se adjudique la obra, que podría comenzar en las primeras semanas de 2010. Y es una respuesta ante la falta de concreción por parte del Gobierno Nacional de la autopista ribereña.

La primera etapa del proyecto –que contempla la construcción de dos túneles con tres carriles por lado, en un lapso de 15 meses– tendrá un costo de US$ 217,6 millones y se pagaría con las ganancias de AUSA, la empresa del Gobierno porteño que administra las autopistas de la Ciudad.

Definitivamente la obra no estará exenta de polémicas. Es que algunos especialistas se preguntan, por ejemplo, por qué no invertir en el desarrollo del transporte público. Como sucede en otras ciudades, las corrientes urbanísticas de vanguardia proponen conexiones subterráneas entre las grandes terminales, como el RER (Red de Expreso Regional) de París. Así se promociona el transporte público en detrimento del particular.

Daniel Chain, el ministro de Desarrollo Urbano, habló ayer con Clarín y defendió el proyecto: "Al liberar el 30% del tráfico en la superficie, ganamos en carriles exclusivos para taxis y colectivos. Este proyecto está relacionado con otros que impulsamos, como el plan Prioridad Peatón, los buses eléctricos, más espacios verdes y la extensión de la línea H de subtes. Es la manera de humanizar el espacio público para mejorarle la vida a la gente y construir una ciudad más confortable", explicó.

Durante su gestión Jorge Telerman se entusiasmó también con la idea de una autopista subterránea y sumó al Gobierno nacional. Julio De Vido apoyó el proyecto, también impulsado por el arquitecto y empresario Guillermo Laura.

¿Los usuarios tendrán que pagar para usar esta vía subterránea? Chain pateo la pelota para más adelante y aseguró: "Todavía no está definido si se cobrará o no. Tenemos derecho a pensar y estudiar este tema. Pero no lo vamos a definir nosotros porque estará en manos de la próxima administración", analizó. Por otro lado le explicó a este diario que el único método aceptable para pagar debería ser el conocido como "peaje dinámico": un sistema de lector óptico, sin las barreras tradicionales que hoy están en los peajes.

Otro tema que desconcierta a arquitectos y urbanistas es que no hubo un llamado a concurso para diseñar tanto la autopista como el Parque Central Norte, la otra pata del proyecto. Se trata de un gran parque que unirá la Facultad de Derecho, el Museo de Bellas Artes y un nuevo Centro Municipal de Exposiciones. Se unificarán las avenidas Figueroa Alcorta y Libertador, entre Callao y Austria; y se le agregarán carriles a la calle Brigadier Facundo Quiroga, que corre actualmente por detrás de la Facultad de Derecho.

Comentá la nota