Más tránsito, más pasajeros en el subte

Según un relevamiento de la empresa, el año pasado viajaron 120.000 usuarios más por día que en 2007. El 78% de los pasajeros viaja por cuestiones de trabajo
El año pasado 120.000 personas más eligieron cada día el subte para viajar por la ciudad, según surge del censo realizado entre septiembre y diciembre de 2008 por la empresa concesionaria del servicio, Metrovías.

Pese a las restricciones en la extensión de la red de subtes, que el año pasado solamente sumó dos estaciones de la línea A, durante 2008 la cantidad de pasajeros creció hasta 1.573.972 por día. Así, en promedio, cada una de las seis líneas (A, B, C, D, E y H) sumó diariamente unos 20.000 usuarios.

El 78 por ciento de los pasajeros del subte viaja por cuestiones de trabajo, por lo que el valor de unir dos puntos en la menor cantidad de tiempo posible y la agilidad en la circulación dentro de las estaciones y en los túneles conectores resultan esenciales.

En segundo lugar, aparecen los que usan el subte para ir y venir de su lugar de estudio y que también buscan rapidez en el servicio. Luego figuran los usuarios que abordan los trenes para realizar todo tipo de trámites.

Cabe destacar que un gran número de personas prefiere moverse en subte para evitar los usuales congestionamientos de tránsito y ahorrar tiempo de viaje. Tanto el auto particular como los colectivos son presa fácil de los embotellamientos y de los cortes de calles, también cada vez más frecuentes en la Capital.

Por todo esto, según dijeron las fuentes, la empresa concesionaria siempre trabajó y priorizó los aspectos relacionados con aumentar la rapidez del servicio, con más coches y más frecuencias. Paralelamente, avanzaron en dotar a la red de la infraestructura que permitiera una mayor agilidad en la circulación; por ejemplo, escaleras mecánicas, ascensores y tarjetas magnéticas para habilitar los molinetes.

Respecto de las escaleras mecánicas, había 95 en 1993. Hoy en total son 199, el doble, y de las originales 95, se cambiaron 66 por otras más nuevas.

Todos estos elementos que agilizan el acceso, el tráfico y la salida de los pasajeros, sumados a la mayor frecuencia del servicio, influyen para que cada vez más gente elija el subte, como ocurrió en 2008.

Comentá la nota