*La transgresión y los neuquinos: un debate importante

*La transgresión y los neuquinos: un debate importante
En nuestro reportaje de fin de semana, tuvimos una larga e interesante charla con el concejal (MPN) Mario Pilatti. Durante toda la charla, y en los distintos temas, estuvo subyacente una cuestión: estamos en una sociedad transgresora, donde la norma no es lo habitual, sino la excepción. Lea esta nota sintetizada, donde se intenta reflexionar un poco sobre la calidad ciudadana en función de situaciones políticas concretas.
El tránsito en la ciudad es un lío. Miles y miles de vehículos que llegan a Neuquén todos los días. ¿Qué opciones, liberar el centro del estacionamiento, o crear más espacios para estacionar?

Discutimos un proyecto de esa naturaleza en la comisión de servicios públicos, que no tuvo respaldo (el proyecto fue del concejal Cascino, de UNE). Entendemos que hay que hacer un proyecto más general. Este proyecto se apuntaba más concretamente al tema de los lavacoches. Tiene que ser parte de un proyecto integral. Por ejemplo en el diseño de las líneas y de las paradas para el próximo servicio de ómnibus, está previsto que las paradas estén cada 400 metros. Y está previsto hacer concentraciones de paradas, como ocurre ahora en la calle Sarmiento.

Básicamente hay dos cuestiones: crear más lugares para estacionar, o desalentar el uso del automóvil en el microcentro.

Ampliar el lugar necesita de una pata privada, para alentar la inversión. Tiene que ser negocio, que permita construir por ejemplo edificios. Hay que verlo desde el punto de vista de los estímulos que se puedan hacer. Es algo que creo que tiene que ser parte de la solución.

El tema de desalentar…creo que el lío que hay actualmente desalienta bastante.

Uno trata de no venir, y cuando debe hacerlo, trata de estacionar lejos y hacer el resto caminando.

No veo la diferencia entre lo que pasa cuando se cobra y cuando no se cobra el estacionamiento.

Uno ve en Buenos Aires que la gente hace toda una estrategia, combina auto con transporte público, es una parte del costo de vivir en una ciudad tan grande, y estacionar es un costo importante.

Hay un estacionamiento pago informal, porque hay lavacoches que cobran el estacionamiento…

Eso es tremendo. Es un tema muy difícil, donde se debería hacer algo, pero de la solución a este problema tiene que participar todo el mundo.

¿En este contexto, qué pasó con la feria, que se mudó a 150 metros de donde estaba, pero es lo mismo un poco más allá?

Nosotros lo vemos exactamente así. Estas son situaciones de hecho que colocan a los gobiernos en una situación ingrata. Lo que pasó en el Municipio es que se quiso depurar un poco a quienes estaban en cosas raras, los que vendían cosas robadas, y quedarse con un poco de gente a la que se le hizo una propuesta de formalidad, con la condición de que no entre nadie más. Se busca por lo menos limitar o encapsular el problema. En el caso de la feria es eso, hubo un traslado, un reconocimiento a la gente que estaba, pero tenemos nuestras dudas sobre si no se volverá a lo mismo.

¿Hasta dónde llega el rol del Estado, o cómo se aplica, en el espinoso tema de la protección de las garantías ciudadanas?…porque parece que para defender derechos de sectores, se avasallan derechos de la mayoría…

Creo que hay sociedades que logran generar un sistema donde la transgresión es la excepción y no la regla. Los controles del Estado funcionan donde las transgresiones no son permanentes. En un sistema como el nuestro la transgresión es la norma, la transgresión es permanente…un ejemplo es la ordenanza que regula la publicidad política en la vía pública, dice con toda claridad que es 60 días antes de la elección…todos deberían esperar hasta el 23 de julio…sin embargo, no es así.

Yo creo que no es la mayoría de los ciudadanos la que duda, sino la dirigencia política…la gente está a punto de enojarse en serio con por lo menos algunas transgresiones.

Puede haber cosas emblemáticas o que golpeen fuerte y la gente reaccione, pero sin embargo uno ve cosas como la salida de los chicos de la escuela donde todo el mundo estaciona en doble fila…

Porque nadie les dice nada…

Sí, bueno, pero uno podría contar con que haya más prudencia, más respeto…

Yo no conozco sociedad organizada que no tenga autoridad que castigue con dureza las infracciones a la ley…

Pero eso funciona paradójicamente en los países ordenados…

¿Pero qué esta primero, cumplir con la ley o hacerla cumplir?

Bueno, eso es lo que tenemos que responder desde la ciencia y la práctica política. Cuando es tan generalizada la transgresión, ni nos damos cuenta de estas situaciones.

Comentá la nota