Ya se transformó en un clásico

El gobernador le había adjudicado el operativo político que vendió el Banco a los Rohm. "No conozco a esos hermanos", se defendió Reutemann y le pidió a Binner que se disculpe. "Lo que dije es exactamente lo que pasó", dijo el mandatario.
Hermes Binner y Carlos Reutemann protagonizaron ayer otro clásico. Lole volvió a asumir el rol de víctima y se mostró ofendido porque el gobernador le había adjudicado el operativo político que vendió el Banco de Santa Fe a precio de ganga -58 millones de pesos- a los hermanos Carlos y José Rohm, que después terminaron: uno preso y el otro prófugo. "No conozco a esos hermanos que mencionó, además yo no era gobernador en ese tiempo", se defendió Reutemann y le pidió a Binner que se disculpe por el supuesto fallido. "No tengo por qué pedir disculpas -retrucó el mandatario-. Lo que dije es exactamente lo que ha pasado. Está la crónica de esos días. Si bien es cierto que el gobernador era (Jorge) Obeid, Reutemann hizo todas las gestiones previas", tiró el socialista. Más tarde, cuando salía del Instituto Cardiovascular de Rosario, donde estuvo internado 24 horas, Reutemann volvió a despachar más bronca: "Binner tiene cara de ángel, pero es un verdadero demonio", dijo. Sin embargo, el gobernador esquivó la provocación que lo comparó con un diablo. "No importa si Reutemann se enojó, eso es lo de menos, lo importante es que anda bien de salud, es lo que todos deseamos", deslizó Binner.

El entredicho comenzó con otro enojo de Reutemann porque Binner le había imputado el operativo político que terminó con el Banco de Santa Fe en manos de los Rohm. "Binner miente y miente. Dijo que yo se lo di (al Banco) a unos hermanos que no recuerdo bien. Debería pedir disculpas", se victimizó Lole.

-¿Qué lectura hace de las declaraciones de Reutemann que dijo que usted era un mentiroso?", le preguntaron ayer a Binner.

-Ninguna en particular. Le vamos a enviar todos los recortes periodísticos de esos días para que se aclare esa situación -ironizó el gobernador.

-Reutemann le pidió que se disculpe.

-No tengo por qué pedir disculpas. Lo que dije es exactamente lo que ha pasado. Está la crónica de esos días. Si bien es cierto que el gobernador era Obeid, él hizo todas las gestiones previas.

-Pero lo trató de mentiroso, lo mandó a informarse, a leer los diarios -insistió otro colega.

-Bueno, lo vamos a informar. Creo que hay muchísimo para leer en la historia de Santa Fe y en nuestras historias personales que están registradas en todos los actos públicos.

-Entonces, ¿Reutemann es responsable de la privatización del Banco que es el punto de discordia?

-No quiero abrir una polémica nuevamente, para eso están los datos, ustedes los periodistas pueden buscarlos, registrar lo que ha pasado en esos días, hay muchísima información, documentos, filmaciones, fotos y hasta están los diarios de sesiones (de la Legislatura).

-¿Por qué cree que se enojó tanto con usted?

-No importa, eso es lo de menos, lo importante es que anda bien de salud, es lo que todos deseamos, que las cosas se encaminen y se encarrilen.

-Cree que esta aparición pública de Reutemann responde a una estrategia electoral?

-No creo. Creo que es parte de la vida de cada uno, las motivaciones, experiencias, depende de cada persona.

-Después de estos cruces, ¿se sentaría a hablar con Reutemann?

-Como con todo ciudadano.

-¿El entredicho amerita una charla entre usted y Reutemann? Para la provincia sería importante que hubiera una comunicación más fluida entre el gobernador y un senador nacional?

-Lo seguiremos invitando a todas las reuniones que hacemos en la Casa de Gobierno -volvió a ironizar Binner.

-Pero nosotros nunca vimos a Reutemann en la Casa de Gobierno, ¿a usted le dio alguna explicación por qué no viene?

-No, pero siempre envía notas -concluyó el mandatario.

Comentá la nota