"Tranquilizadora" respuesta de Economía.

Así la calificó Sánchez tras el encuentro con funcionarios provinciales. Allí se le aseguró que a partir de este mes el municipio irá recuperando lo que recibió de menos. Y que a fin de año se va a cumplir con lo pautado para 2009
Como de "tranquilizadora" calificó el intendente Carlos Sánchez la respuesta recibida en el Ministerio de Economía bonaerense, donde concurrió ayer a plantear la difícil situación que atraviesa el municipio ante el envío en menos de la coparticipación provincial sobre lo pautado para este año por el gobierno provincial.

No fue el ministro de Economía bonaerense quien recibió al intendente, sino la subsecretaria de Política y Coordinacion Económica, doctora Nora de Lucía, y el director provincial de Coordinación Federal y Municipal, licenciado Hector Dottore. Sánchez estuvo acompañado por los secretarios de Hacienda, Javier Kristensen, y de Gobierno, Hugo Fernández, como así también del secretario general del Sindicato de Trabajadores Municipales, Carlos Otero.

El intendente consignó que los funcionarios provinciales "reconocen que hubo un atraso en los envíos y que ha empezado a mejorar en mayo, según los índices que ellos muestran, o sea que se va a ir trasluciendo en la normalización de la situación en todos los municipios. Dicen que a principios de año fue muy duro y que ahora comienza a normalizarse", transmitió Sánchez.

En el contexto que estaría manejando la administración provincial, "no habría hacia adelante mayores problemas", le dijeron al intendente", como así también que la situación financiera "se va a ir regularizando con la recuperación de lo perdido, y que a fin de año va a llegar lo que estuvo pautado allá por diciembre para el presupuesto de 2009", aunque no hay seguridad de cuándo quedaría normalizado el envío de la coparticipación.

De todas maneras, Sánchez afirmó que lo manifestado por los funcionarios de Economía "nos tranquiliza, porque nos dicen que se va revirtiendo la situación y va a mejorar, por lo cual no está todo perdido si van normalizando los envíos y además podemos ir recuperando lo que fue remitido de menos hasta el momento".

Entre las consideraciones que fueron esgrimidas en el encuentro, se le dijo a la comitiva tresarroyense que en mayo "se normalizó y mejoró" el aspecto financiero, por lo que este mes "podemos recibir algo más de lo que estaba pautado y equilibrar alguno de los meses que vino de menos", se esperanzó el intendente.

En tal sentido, Sánchez no ahuyentó igualmente su preocupación, porque "algunos meses se puede aguantar, se demora algún pago y se achican gastos, pero si seguía en baja la coparticipación el problema se hace cada vez más grande, hasta que por algún lado explota".

No obstante el jefe comunal insistió en que fue "tranquilizadora la respuesta, lo que aseguran es que la base la van a cumplir, aunque no dicen cuando, entonces no se puede hacer nada previsible en el gasto".

Cabe citar que la presencia de Carlos Otero en esa reunión fue en respuesta a una invitación que le formulara el intendente en la asamblea que los trabajadores municipales efectuaran el martes pasado, y a la que concurrió Sánchez para dar a conocer la situación de crisis financiera que atraviesa el municipio. La intención fue que el titular gremial conociera de primera mano lo que se informara desde el Ministerio de Economía bonaerense.

Ahora los trabajadores retomarán la asamblea que pasara a cuarto intermedio hasta conocer la respuesta que recibiera el intendente sobre la coparticipación, y resolverán los pasos a seguir en caso de no tener una respuesta favorable a sus reclamos salariales.

Dependencia

Escribe Horacio Cabrera

La coparticipación constituye un sistema de distribución a los municipios de una parte de los ingresos de la administración pública, en este caso provincial. Se trata de ciertos tributos que recauda la Provincia en los distritos y luego un porcentaje de ellos vuelve para formar, en el caso de Tres Arroyos, un cincuenta por ciento del presupuesto municipal.

Mucho se ha hablado de la descentralización tributaria, de invertir el modo de coparticipar. Es decir: el municipio cobra, debita lo que le corresponde por coparticipación y remite a la Provincia lo restante. Por algo ningún gobernador lo ha puesto en práctica.

Hoy los municipios, y entre ellos el nuestro, tambalea financieramente porque la Provincia no envía lo que pautó para este año, resintiendo fuertemente el presupuesto en cada distrito apenas a cinco meses de iniciado el año.

El intendente dice que le resulta "tranquilizadora" la respuesta que recibió en Economía, y en verdad hay que ser muy optimista para pensar así de acuerdo a los acontecimientos.

Por un lado, la Provincia no tiene hoy proyecciones financieras o económicas, como más le guste, de mitad de año en adelante, y por otro dicen que la meta es llegar a cumplir lo que pautaron para cada municipio, pero eso recién se puede dar a fin de año.

Cuando el gobierno provincial informó a Tres Arroyos sobre la coparticipación a enviar en 2009, sobre cuya base y la recaudación propia del municipio se establece el presupuesto cada año, se dijo que dicha pauta era un piso, digamos lo mínimo, y a partir de ahí para arriba. Fue a fines de 2008, y para enero ya andaba por el sótano.

La dependencia económica de la Provincia hace que los municipios deban mendigar para tener lo que les corresponde, simplemente para poder subsistir, y de esa subsistencia dependen nada menos que sus empleados, y la población, que debe recibir los servicios por los que tributa.

Comentá la nota