En su tramo Pilar-Escobar Comenzaron los trabajos de reconstrucción de la ruta 26

Es una de las obras más reclamadas del distrito. Ayer comenzó la labor de las máquinas. Costará 21 millones de pesos. Contará con iluminación, bicisendas y refugios.
Luego de años marcados por idas y vueltas, incluyendo anuncios que se postergaban invariablemente, ayer las máquinas se hicieron presentes y comenzaron la reconstrucción de la ruta 26, en el tramo que une los ramales Pilar y Escobar de la autopista Panamericana.

El inicio de la repavimentación había sido confirmado por el titular de la Secretaría de Obras Públicas del Municipio, Mariano Grimaldi, mientras que Daniel Álvarez, director de Obras Públicas, indicó ayer a El Diario que "hace unos días atrás empezaron a hacerse trabajos de mediciones y nivelación del terreno, y hoy (por ayer) comenzó la actividad ‘visible’, por así decirlo, que es el trabajo de las máquinas". En este sentido, a fines de la semana pasada habían sido realizados los trabajos técnicos sobre el camino, a la altura de la localidad de Luis Lagomarsino.

Se calcula que las obras tendrán un costo cercano a los 21 millones de pesos –con financiación del Gobierno nacional-, y una vez finalizada la ruta 26 quedará en óptimas condiciones entre los ramales Pilar y Campana de la Panamericana, poniéndose así a la par de la situación del otro tramo, el que une al ramal Pilar con la ruta 8, en la localidad de Del Viso. Los trabajos contemplan la reconstrucción de los dos carriles y la iluminación de todo el trayecto, obra que ya está avanzada en el tramo correspondiente al Partido de Escobar.

De acuerdo a datos suministrados por el Ministerio de Obras y Servicios Públicos de la Nación, "la reconstrucción comprenderá una nueva capa asfáltica, iluminación, paradas de transporte público, dársenas de giro, y señalización completa. Además se construirá una bicisenda y un carril exclusivo para autotransporte público de pasajeros".

La obra de reconstrucción de la ruta 26 ha tenido vaivenes de todo tipo a lo largo de los últimos años: fue anunciada por el entonces presidente Néstor Kirchner en agosto de 2005, en ocasión de su visita al Club Peñarol. En el tiempo transcurrido, cuando parecía que las labores se pondrían en marcha, sin excepción todo se paralizaba casi de inmediato. Incluso, el tema influyó en más de una oportunidad en la relación entre el intendente Humberto Zúccaro y su par de Escobar, Sandro Guzmán, reclamando los trabajos a veces en conjunto, algunas otras por separado.

Por causa de estas demoras, varias veces los vecinos y el propio Estado comunal pusieron el grito en el cielo para que la reconstrucción se concretase. La tensión tuvo su pico máximo en agosto de 2008, cuando cuatro chicos fueron atropellados al costado del camino (ver aparte). A su vez, en enero de este año, Zúccaro afirmó que reclamaba insistentemente al Órgano de Control de Concesiones Viales (OCCOVI), a raíz del aumento en el precio del peaje. En ese entonces, el mandatario pronunció una frase que describió la necesidad de hacer valer el pedido lo antes posible: "Cocodrilo que se duerme es cartera".

120 mil

Vehículos diarios transitan por ese tramo de la ruta 26, de acuerdo a los cálculos del Ministerio de Obras y Servicios Públicos de la Nación.

Aquella tragedia

En pleno reclamo por la reconstrucción de la ruta 26, un hecho trágico ocurrido en el límite entre Pilar y Maquinista Savio redobló el malestar de los vecinos de la zona: en la madrugada del 3 de agosto de 2008, cuatro amigos murieron atropellados cuando caminaban al costado del camino.

Los hermanos Emir y Facundo Paredes (13), junto a sus amigos Antonio Torres (14) y Silvio Ojeda (13) volvían junto a dos amigos de una fiesta de cumpleaños celebrada en la zona. Los adolescentes caminaban a la vera de la ruta, sobre la banquina, cuando una colisión entre dos vehículos desató la tragedia: un automóvil transitaba por la ruta siguiendo la dirección de Del Viso hacia Escobar, cuando al llegar a la esquina con la calle Honduras chocó con un Ford Taunus que se disponía a ingresar a ese camino. Tras el choque, el vehículo dio varios tumbos, saliendo de la ruta y atropellando así a los adolescentes que se encontraban caminando por la banquina. Como consecuencia del impacto, los cuatro chicos murieron en el acto, mientras que el conductor del automóvil que los embistió resultó herido.

Comentá la nota