Los trámites del Registro Civil cuestan ahora un 200% más

Las demoras en la atención al público en Salta al 2700 originan largas colas en la calle. Durante las vacaciones, la repartición provincial trabaja al 50 por ciento de su capacidad.
A partir de esta semana, los trámites en el Registro Civil aumentaron más de un 200 por ciento. Así lo confirmó ayer la responsable de la oficina de Rosario, Mercedes Borzani, quien aclaró que "si bien suena oneroso, las tarifas en Santa Fe siguen estando por debajo de la mayoría del resto de las provincias del país". Pero a los aumentos se sumó el horario de verano y la falta de personal por las vacaciones, lo que provocó larguísimas colas que aparecieron desde las primeras horas de la mañana frente al edificio de Salta 2752. Es que todos querían un número para no volver a casa sin haber sido atendido.

El incremento en las tarifas, que se llevó adelante a partir de una modificación de la ley impositiva, alcanza a todos los trámites que se realizan en las oficinas del Registro Civil de toda la provincia y es del 233 por ciento. "Suena a mucho, pero no es así", dijo enseguida la funcionaria provincial. Y explicó que "estos aranceles no subían desde 1995 y son los más bajos de todas las provincias del país".

Lo cierto es que las inscripciones de nacimientos y defunciones, como también los pedidos de partidas de nacimiento, defunción y matrimonio antes costaban 2,25 pesos y ahora ascendieron a 7,50. Pese al incremento, según insistió Borzani, "siguen siendo las tarifas más económicas porque en la provincia de Buenos Aires cualquiera de estos trámites cuesta 15 pesos desde hace 10 años".

Sin quejas. La responsable de las oficinas de Rosario aseguró además que "fueron pocos los que llegaron y protestaron ante las nuevas tarifas". De hecho, los aranceles de matrimonio son los más caros y pocos fueron los que dieron marcha atrás en su decisión de cumplimentar su trámite.

Es que para casarse en las oficinas del registro en días y horarios hábiles había que abonar antes 3 pesos y ahora hay que pagar 10, pero hacerlo en días y horarios por fuera de los estipulados para la atención el público pasó de costar 99,99 pesos a 333,20. Y peor aún para quienes deciden poner la firma fuera de las oficinas públicas (por ejemplo, en domicilios particulares y en las mismas fiestas): ese trámite que costaba 450 pesos, ahora sale 1.500.

De hecho, Borzani señaló que a quienes tenían pedido turno se los está llamando para comunicarles el incremento y constatar si aún quieren pagarlo o elegir un precio más accesible. "Casi todos van a seguir adelante pese a los nuevos aranceles, incluso en barrios periféricos de la ciudad. Sólo dos parejas desistieron de casarse en su domicilio", agregó la funcionaria.

Demoras. Consultada sobre si el aumento redundará en mejoras en los servicios al público o la aceleración del trabajo, la funcionaria indicó que "eso no se define en el Registro Civil". Sin embargo, consideró que "un mayor ingreso a las arcas de la provincia podría significar en algún momento el ingreso de más empleados, que se están necesitando".

Y el dato no es menor, más aún en medio del receso de verano donde las oficinas están trabajando al 50 por ciento de su capacidad. Un hecho que en los últimos días provocó largas colas en las oficinas de Rosario porque, según dicen quienes van a realizar un trámite, se entregan pocos números.

En ese sentido, Borzani confirmó que "la mitad del personal está de vacaciones", y explicó que "se están dando números de acuerdo a la producción que un agente puede llevar adelante por mañana y de acuerdo al tiempo que demoran los trámites, que llevan entre 15 y 20 minutos cada uno".

Es que ante esa situación las oficinas están atendiendo con horario reducido, de 8 a 11. Si bien la funcionaria explicó que "todo indica que en los próximos días se volverá al horario habitual", aclaró que aún la decisión no fue comunicada oficialmente. Por ahora, quienes necesiten ir al Registro Civil deberán continuar madrugando.

Comentá la nota