"Trámites más largos no aseguran más transparencia, al contrario"

"Trámites más largos no aseguran más transparencia, al contrario"
Invitado especialmente al Congreso Argentino de Administración Pública, ayer pasó por San Juan el vicejefe de Gabinete del gobierno kirchnerista, José Manuel Abal Medina (foto). Habló con DIARIO DE CUYO y respondió algunas inquietudes que los lectores reflejaron en la web en un foro sobre administración estatal. Aseguró que hay que simplificar los trámites para la gente, agilizar las compras y dijo que el gobierno electrónico es clave.

-¿Hay que resignarse a largas colas en el Estado?

-La única herramienta real que tenés es el gobierno electrónico. Si alguien me pide una silla de ruedas, yo la puedo pagar por caja chica. Pero está mal, porque yo me guío por reglas y procedimientos. Termina con gente de una repartición a otra y con largas colas. El gobierno electrónico permite unir sistemas y que un funcionario tome decisiones sin incumplir sus obligaciones.

-¿Y el tiempo que tardan los expedientes?

-Muchas veces se debe a alguna cuestión ritual o por algún funcionario que quiere demostrar poder. Con un rediseño organizativo, se puede ver qué es esencial. Con lo esencial hay que aplicar el gobierno electrónico. La idea es que uno, desde su computadora, pueda hacer el trámite. Que yo pida el documento en mi casa y que lo recibe en mi casa.

-¿Hace falta modificar el régimen de compras?

-En el Estado nacional tenemos un sistema muy engorroso. Hay que simplificarlo. Con procedimientos o trámites más largos y más engorrosos no se asegura más transparencia, al contrario. En general es al revés, obligan a salirse del procedimiento.

-¿Existen caminos paralelos para acelerar los expedientes?

-Los trámites larguísimos y engorrosos llevan a que uno conozca a alguien, ese a otro y puede terminar en casos de corrupción, amiguismos, personalismo, etc. A más engorroso el trámite o el procedimiento, más se presta a este tipo de prácticas.

-¿Hay idoneidad en la administración pública?

-Es algo bastante variado. El rol del empleado público fue muy despreciado. Malas condiciones salariales y malas condiciones físicas, por eso yo reivindico lo del Centro Cívico. Si uno trabaja en un lugar oscuro y feo, es difícil generar una autoestima.

-¿Las designaciones en el Estado deberían ser por concurso?

-Seguro que sí, nosotros estamos avanzando en eso. Es lo que garantiza la mayor calidad y formación. Es el camino más lógico para garantizar un Estado impersonal e imparcial.

-¿Qué opina de la participación del Estado en empresas privadas?

-En la mayoría de las decisiones que tomamos, salvo aquellas que tenían que ver con cuestiones estratégicas, como la aerolínea de bandera o la recuperación de los recursos de los jubilados, entendemos un Estado con fuerte capacidades, pero en término de regulación y de garantizar cuestiones básicas. No compartimos la idea de un Estado productivo, porque no nos parece que ese modelo sirva.

Comentá la nota