Más del 50% de los trámites judiciales, frenados por el reclamo

Lo admitió el delegado del Tribunal Superior de Justicia, Oscar González Castellano, quien aseguró que hay pocas posibilidades de mejorar la atención por el nivel de acatamiento a las medidas de fuerza
El deterioro en el servicio de Justicia que los abogados del fuero local vienen denunciando como consecuencia del prolongado conflicto salarial que los trabajadores vienen sosteniendo desde el mes pasado ya tiene cifras concretas: el delegado local del Tribunal Superior de Justicia, Oscar González Castellano, aseguró ayer que impacta en más del 50 por ciento de los trámites que deben concretarse en el edificio de Tribunales. Y admitió: "La situación es grave".

Las fuertes medidas de fuerza que vienen realizando los empleados obligan a secretarios y jueces a intentar dar respuestas a las demandas, pero la capacidad es muy limitada dado el grado de litigiosisdad de la ciudad. Actualmente, la atención la encabeza un puñado de empleados que decidieron no participar de la protesta, funcionarios del Poder Judicial y pasantes.

El reclamo tuvo como variantes principales las asambleas diarias a partir de la media mañana que se tradujo en una parálisis de la actividad a partir de ese momento; dos paros generales con alto acatamiento y un trabajo a código durante el resto del tiempo. El resultado, contundente, fue el que ayer mostró el juez de Cámara y delegado local del máximo tribunal provincial a cargo de la Superintendencia.

Negociación frustrada

Es más, ayer hubo una nueva reunión entre el gremio y el administrador general del Poder Judicial, José María Las Heras. El encuentro había generado gran expectativa por la posibilidad de un nuevo ofrecimiento que acerque las posiciones y encamine el conflicto hacia una salida. Pero después del mediodía, concluyó nuevamente la negociación sin que haya avances. Según confiaron las fuentes sindicales, "el administrador general ofreció la misma masa salarial dividida en menos meses, porque el tiempo corre. En definitiva nada, lo mismo de siempre maquillado. Seguimos igual", se quejaron. Esto implica que hoy habrá nuevamente asambleas en Río Cuarto y el lunes se realizará una asamblea general extraordinaria en Córdoba para definir cómo continúa la protesta. No se descarta que la Asociación de Empleados Judiciales avance hacia otro paro general.

Según González Castellano, las últimas medidas de fuerza, como la del miércoles que a las 11 hubo abandono de tareas, lograron superar el 55 por ciento de acatamiento. "Pero esto resiente sensiblemente el servicio de Justicia, por más que los funcionarios intenten cubrir con mucho esfuerzo. Río Cuarto creció mucho y tenemos la cantidad de personal justo y necesario cuando trabajamos normalmente", explicó el encargado de la Superintendencia.

González Castellano fue designado por el Tribunal Superior como su delegado, pero rápidamente aclaró que "sobre el tema de fondo no puedo avanzar en nada porque la discusión es por salarios y yo no manejo el dinero".

-¿Es factible colocar guardias mínimas como las que reclama el Colegio de Abogados?, le preguntó PUNTAL al funcionario judicial

-No podemos avanzar sobre el derecho de manifestarse de los trabajadores y para garantizar eso debería rotarse la gente que realiza medidas de fuerza. Eso no se puede hacer. Lógicamente debe haber un funcionamiento mínimo que es el que se trata de garantizar con los funcionarios y el personal contratado. Por ejemplo, en el caso de Violencia Familiar y el Juzgado de Menores tratamos de mantenerlos cubiertos. Pero no alcanza para todas las áreas.

-¿Esto se agrava con el correr del tiempo?

-Mire, estamos en un nivel de afectación superior al 50% de la actividad. Lo que ocurre es que del horario de 8 a 13 sólo hay trabajo a reglamento de 8 a 10, porque después comienzan las asambleas y ya se para todo. Es muy discontinuo y eso resiente todo el servicio.

Comentá la nota