La trama política: Por qué Jaque todavía no designa un Fiscal de Estado

Desde el 1 de Julio el órgano constitucional de control no tiene titular. El cargo lo ejerce por ley el fiscal adjunto, Joaquín de Rosas, que quiere quedarse con el cargo. Las causas que le interesan al Gobierno.
Hace una semana Joaquín de Rosas, junto a dos colaboradores, estuvo en San Rafael haciendo gestiones oficiales. Y luego decidieron ir a los festejos del departamento. Cuando Celso Jaque lo vio llegar, presuroso, ordenó que le dieran un lugar en la primera fila de las autoridades.

"Que el Fiscal de Estado se ubique acá", instruyó el gobernador indicando el espacio preferencial. A De Rosas, que en realidad es el fiscal adjunto a cargo de la Fiscalía de Estado, le llamó la atención que lo tratara con tanta deferencia en público y -sobretodo- que le "adjudicara" el cargo de Fiscal de Estado, sin que lo sea. De hecho hoy se cumplen 4 meses sin que Jaque haya presentado un candidato para el órgano extrapoder.

Aquel episodio de hace una semana, casi doméstico, moastró la situación irregular que la dilación de Jaque genera. La alarma está bastante generalizada entre la oposición política y en la misma Fiscalía de Estado. Esta alerta se activó porque a partir del 6 noviembre, si De Rosas necesita tomar algunas medidas extremas a cargo del organismo constitucional, deberá pedir autorización al Senado para ejercer tres facultades que le son propias al cargo de fiscal de Estado.

Claro, la permanencia de De Rosas en el cargo no es un capricho ni una dilación de Celso Jaque. Todo indica que el funcionario apura las causas en las que el gobierno tiene interés, de la misma manera que atempera otras. El punto de inflexión en esta relación es, cuando no, Alejandro Cazabán, el Secretario General de la Gobernación. En el "paquete" de fiscalía están las investigaciones por los Vale Más, la defraudación 'Cadillacas', las conserveras de San Rafael (Sin la archivó y De Rosas la rescató del olvido), y todas aquellas que puedan sobrevenir en los dos años de gestión que le quedan a Celso Jaque. La Fiscalía de Estado es, a no dudarlo, la espada de Damocles sobre cualquier gobierno que comete irregularidades, o cuyos miembros se enriquecen de la noche a la mañana.

El corralito legal para De Rosas

La ley 6716 modifica a la antigua norma 728, que a la vez reglamenta las funciones y las facultades de la Fiscalía de Estado. Este instrumento introduce en la ley un artículo que establece que si el fiscal adjunto debe reemplazar al Fiscal de Estado, tendrá todas las facultades del cargo hasta que se cumplan los primeros 90 días hábiles de interinato.

Pasado ese periodo, en el caso de De Rosas se cumple el próximo viernes 6, entonces el fiscal adjunto deberá pedir autorización al Senado cada vez que quiera ejercer esas prerrogativas.

Las facultades mencionadas son: Solicitar la suspensión al Poder Ejecutivo "de actos o hechos sometidos a su investigación"; disponer la detención de sospechosos de actos presuntamente delictivos que él esté investigando y poner en conocimiento a la justicia de estos sucesos; y por último pedir la suspensión de funcionarios de alto rango como ministros, si estos obstaculizan sus investigaciones.

Si a partir del viernes próximo De Rosas necesita tomar una medida de esta magnitud, entonces deberá pedir la autorización del Senado. "Pero eso es muy raro que ocurra, son medidas extraordinarias", relativizó el propio De Rosas para quitarle dramatismo.

Quizá tenga razón De Rosas, por lo que aparece un nuevo interrogante. Cómo definiría el Senado un planteo de estas características del fiscal subrogante. Seguramente la discusión política taparía la medida de fondo y desvirtuaría una decisión de De Rosas en cualquier caso delicado, lo que lo hace de por sí vulnerable y sin poder real para investigar.

Está claro que por ley, De Rosas como fiscal Adjunto tiene la obligación de hacerse cargo ni bien el titular de la Fiscalía renuncia. Pedro Sin dimitió para jubilarse el último día de junio. Es decir que De Rosas tomó el control de la Fiscalía el 1 de Julio y como él mismo lo relata, notificó por escrito al gobernador y a los ministros de su nuevo y provisorio rol.

¿Por qué no define?

La pregunta que se impone mientras más transcurre el tiempo es: ¿Por qué Jaque no cumple con su obligación de proponer un fiscal de Estado para que el Senado lo evalúe?

[Pedro Sin - NOTA1]

Es oportuno recordar que Pedro Sin (en la imagen de arriba) se fue para jubilarse pero también es cierto que fue apurado por el mismo Gobierno a través de las críticas del secretario General de la Gobernación, Alejandro Cazabán, quien acusó en más de una oportunidad de inacción a Sin.

Como siempre en estos casos, Jaque se blinda y hasta se muestra arrogante cuando se le consulta sobre algo que debe definir. Lo hizo incluso antes de iniciar su mandato, cuando tuvo que nombrar el gabinete de ministros. Por eso no debería extrañar la indefinición con el Fiscal de Estado, sólo que en este caso esta postergación puede acarrear graves problemas institucionales, por no mencionar las suspicacias que genera.

Se sabe que la Fiscalía de Estado es el órgano constitucional que debe velar por el patrimonio del erario público y que la legalidad de los actos del Gobierno no dañen al fisco (según el artículo 177 de Carta Magna local). Eso lo hace imprescindible para el funcionamiento del mismo Estado.

Qué dice el fiscal sustituto

Una explicación que ensayan los observadores es el perfil de De Rosas como fiscal subrogante. El mismo funcionario dice que con su gestión garantiza "agilidad" en la resolución de los casos que el mismo gobierno le presenta.

"A mi me gusta el desafío de cumplir con el cargo y a la vez ayudar al que está gobernando. La agilidad para resolver los casos es el secreto, claro que siempre cumpliendo con la función de ser custodio del fisco", definió De Rosas cuando MDZ lo consultó sobre el asunto.

En esa entrevista De Rosas dejó ver también su preocupación por la falta de determinación de Jaque.

"La verdad es que me gustaría quedarme como Fiscal de Estado. Sería culminar mi carrera, pero también me preocupa que estoy haciendo un trabajo de reordenamiento interno, y la verdad es que si a los seis meses viene otra persona sería como volver a empezar", remarcó De Rosas a modo de reflexión y queja.

Curiosa simbiosis

De Rosas lleva 26 años en la Fiscalía de Estado, con estos 4 meses completará un año de subrogancia como Fiscal de Estado. En la anterior oportunidad lo hizo entre noviembre de 1999 y el abril de 2000.

[Motín]

En ese periodo de suplencia él fue el primer candidato que presentó el entonces gobernador Roberto Iglesias (arriba en una foto de marzo de 2000) y su candidatura fue rechazada por el Senado en la clásica sesión secreta y con votos anónimos a través de bolillas blancas y negras que se utiliza para aprobar o resistir a un postulante a un cargo constitucional.

Aquel bochazo es recordado como una represalia que la oposición le aplicó al entoncers recién asumido gobernador. Iglesias había pronunciado un duro discurso del 1º de mayo de 2000 contra el peronismo en la Asamblea Legislativa. Finalmente Iglesias luego presentó los pliegos de Pedro Sin, quien se mantuvo en el cargo hasta junio de este año.

A un poco más de 9 años de aquel episodio, De Rosas lo recuerda sonriendo. "Fue un bochazo político, la respuesta a aquel discurso del 1º de mayo, la terminé ligando yo", dijo De Rosas en la misma entrevista.

Ahora reivindica al gobierno porque dice que en su trayectoria en la Administración Pública ha visto pasar por lo menos a diez fiscales de Estado. "Muchos de ellos han sido más asesores del gobierno de turno que fiscales de Estado. Pero este no es el caso, este gobierno respeta la institucionalidad y lo único que obtienen de mí, como fiscal, es rapidez en la resolución de los requerimientos", alega De Rosas a su favor. Y de Celso Jaque, claro.

Los casos a que hace mención De Rosas son dos que le interesaron al Gobierno de Jaque y en especial a Cazabán.

Se trata de la estafa al Estado -pero nunca esclarecida- por el desmanejo de los tickets sociales conocidos como Vale Más, un sistema de financiamiento social aplicado por los gobierno radicales y que podría haber perjudicado al Estado en unos cuarenta millones de pesos. Y por otro lado "el caso de las conserveras" que apunta a los créditos que el municipio de San Rafael otorgó a empresas agroindustriales en 1999 cuando el intendente era el radical y actual senador nacional Ernesto Sanz. Ambos casos fueron los "caballitos de batalla" de Cazabán para atacar al cobismo durante la campaña legislativa de este año. El de las conserveras había sido rechazado por el fiscal anterior, Pedro Sin, y por el Tribunal de Cuentas.

A los dos casos de Rosas prometió resolverlos rápidamente. En el de los Vale Más ordenó sumarios administrativos en distintas áreas del Estado, pero nunca llegó a una conclusión fehaciente de qué ocurrió. Mientras que el caso de las conserveras aún no lo ha definido, aunque dice que es inminente el dictamen. Sobre este último asunto De Rosas anticipa que "será una especie de repaso histórico de lo que ocurrió y quizá haya situaciones ‘observables’ pero hay que tener en cuenta en el contexto económico en se hizo esa operatoria".

[Infante-INTERIOR]

De Rosas se excusó de no haber resuelto el caso de las conserveras por la irrupción del Cadillacsgate. El caso de la cuestionable contratación por 315 mil pesos del llamativo monotributista Pedro Infante (en la foto de la izquierda) para que trajera a los Fabulosos Cadillacs modificó los planes de De Rosas.

El fiscal remarcó que sus invetigadores están analizando las conclusiones de la comisión especial del Senado que averiguó este caso, que se transformó en uno de los escándalos del año.

El otro caso que parece apuntar directamente a Cazabán y que De Rosas tiene que investigar -por lo menos así lo ha expresado-, es el presunto pago irregular de 18 millones de pesos que el Gobierno habría hecho a la empresa mexicana Telmex por el contrato del sistema de comunicación policial. El fiscal adjunto a cargo de la Fiscalía de Estado señaló que ha pedido los informes sobre el caso y determinará si amerita una investigación más profunda.

Primera conclusión: condicionamientos actuales e históricos

De Rosas ya tiene 69 años y puede jubilarse; por eso está haciendo los aportes como Fiscal de Estado durante el tiempo que ha cumplido la suplencia, y además le corren los aportes como ex magistrado en el fueron Civil, que ejerció antes de entrar a la Fiscalía. De este modo lograría un retiro ventajoso, y con el beneficio del 82% móvil de los haberes de un activo tal como gozan los jueces y cargos equiparables.

Pero pese a toda esa estrategia personal, de Rosas quiere su revancha. Por eso se autopostula –no oculta esta intención- y espera que con su perfomance al frente de la Fiscalía, Jaque lo elija. En el Gobierno conocen esta apetencia de De Rosas, y también saben que mientras Jaque mantenga la indefinición, lo tendrá a De Rosas expectante, obligándolo a seguir haciendo "méritos".

Al mismo tiempo, De Rosas tiene presente que si es candidato tendrá que pasar por el cedazo del Senado, por lo que debe dar señales de ecuanimidad con la oposición en esta suplencia. El caso del Cadillacsgate es un ejemplo de este condicionamiento.

Al fiscal Adunto siempre se lo ha vinculado políticamente con el Partido Demócrata aunque él lo niega y sólo reconoce que un hermnano suyo -también abogado- fue afiliado al PD. En ese tren de especulaciones a De Rosas se lo ha identificado con buenos vínculos con algún poderoso empresario que acudía frecuentemente a la Fiscalía de Investigaciones.

Qué piensa el Gobierno: "El combo de cargos"

Las fuentes oficiales, resguardando la identidad, presentan este escenario para explicar por qué Jaque todavía no define el Fiscal de Estado y no lo hará hasta el año que viene.

[Kemelmajer. N.]

"Se está esperando consensuar con la oposición varios cargos a cubrir. Además del Fiscal de Estado se producirá una vacante en la Corte cuando en febrero o marzo se jubile (Aída) Kemelmajer (en la imagen superior) y se espera que el Asesor de Gobierno (César Mosso Giannini) haga lo mismo", explicó un hombre del gobierno y que ocupa uno de los despachos del Cuarto Piso.

Traducido por el mismo informante esto quiere decir que el cargo del Fiscal de Estado puede entrar en un combo de postulaciones donde el oficialismo le ofrecerá participación a demócratas y cobistas.

La verdad es que parece una respuesta al planteo que referentes opositores hicieron ante la gran cantidad de magistrados y cargos que podían quedar vacantes porque muchos de esos funcionarios ya tiene la edad para jubilarse. Uno de los que pidió pista para discutir el nombramiento para cubrir esos casilleros fue el radical y cobista Alfredo Cornejo.

Qué piensa la oposición: "Así es Jaque, y no tiene a quién mandar"

[Carlos Aguinaga hijo - PORTADA]

Desde el Partido Demócrata el senador Carlos Aguinaga deslizó su pensamiento: "La primera situación es que Jaque está cómodo así. Y en segundo lugar me parece que no tienen candidato".

Por lo que Aguinaga remarcó con tono crítico que "la provincia necesita urgente que se designe un Fiscal de Estado porque si bien no es una ilegalidad esta situación pone en riesgo la institucionalidad".

En este contexto, De Rosas cuenta con la simpatía del ex fiscal de Estado y actual senador ganso Aldo Giordano. El fiscal adjunto fue un fiel escudero de Giordano entre 1996 y 1999.

[Jaliff2]

Juan Carlos Jaliff, titular de Confe el partido de Julio Cobos, y referente del frente Cívico que comparte con la UCR y el Ari, apuntó que creía que jaque no designaba a un Fiscal de Estado "porque no tiene consenso ni en su propio partido". Pero hizo foco en la personalidad del gobernador. "Es la forma de gobernar, de no hacerse cargo y siempre es la oposición la que tiene que salvar sus negligencias. Yo ya hice un estudio jurídico y político del caso y lo discutiremos en el Frente para pronunciarnos", advirtió Jaliff.

Dado este panorama juega a favor de las especualciones oficialistas, que si el Gobierno manda su postulante, muy dificilmente el Senado lo apruebe, no si antes hace un fino trabajo de looby político. Mientras tanto De Rosas subroga y la Fiscalía de Estado se debilita como organo extrapoder.

Comentá la nota