Mal trago para Moyano

Entrada en falso

Hugo Moyano se acostumbró al traje y la corbata que había desempolvado para entrar en el Vaticano, la semana pasada. Impecable, el líder camionero se acomodó ayer en las barras con una amplia sonrisa, minutos antes de que la oposición lograra el quórum propio y amargara la jura de Néstor Kirchner como diputado. Moyano codeó entonces a sus fieles laderos Omar Viviani y Julio Piumato. No era la película que habían ido a ver. Se pusieron de pie y se retiraron a los pasillos. Sólo cuando Kirchner y los diputados oficialistas irrumpieron en el recinto volvió el triunvirato sindical a su platea. Moyano ya había empezado mal el día con una ronda de aclaraciones periodísticas para negar su implicación en la causa de la mafia de los medicamentos.

El silencio de Canal 7

A contramano de su habitual apego a las coberturas de los actos institucionales, Canal 7 obvió ayer la transmisión de la decisiva sesión preparatoria de la Cámara de Diputados en la que juró Néstor Kirchner. En el momento justo en que la oposición conseguía el quórum y arrancaba el debate sin el oficialismo, estaba en plena transmisión del partido de fútbol de primera división entre Estudiantes-Chacarita. Después, mientras avanzaba la ceremonia de asunción de los legisladores, la señal estatal se dedicaba a repetir completo el discurso que dio por la mañana la presidenta Cristina Kirchner (al lado de su marido) en La Plata; un acto en el que elogió la reforma política que había conseguido el Gobierno el día anterior.

Comentá la nota