Trágico temporal en Europa.

Afectó a Francia y España; hubo 13 muertos y casi 2 millones de hogares sin electricidad.
BARCELONA.- Un fuerte temporal con vientos de hasta 184 kilómetros por hora azotó ayer varias zonas de Francia y de España, y dejó como saldo 15 muertos, entre ellos cuatro niños, que fallecieron al derrumbarse un centro deportivo cercano a Barcelona.

El temporal causó graves trastornos en los dos países, desde el corte de numerosas rutas hasta la interrupción del tráfico aéreo y ferroviario en varias ciudades.

En Francia, 1,7 millones de viviendas quedaron sin electricidad, por lo que se decretó "alarma roja", el nivel más alto para un aviso de protección civil, en nueve departamentos del país. La ministra del Interior, Michelle Alliot-Marie, dijo que se movilizaron más de 1000 agentes de la red de distribución de energía para devolver la normalidad a los hogares "lo antes posible".

Debido a los fuertes vientos, un conductor que circulaba por una pequeña carretera del sudoeste de París murió al caer un árbol en su automóvil. En esa zona, también falleció un anciano en la calle, por el golpe sufrido por un objeto que fue arrastrado por el viento, que, en algunas ciudades, alcanzó hasta los 184 kilómetros por hora.

En Burdeos, ciudad que se encuentra en el centro de la ola de mal tiempo, el aeropuerto fue cerrado. Además, se interrumpió el servicio de trenes y decenas de caminos estaban bloqueados por árboles caídos y escombros.

Lo mismo ocurrió en la zona de los Pirineos, donde el tráfico aéreo y ferroviario se encontraba ayer bloqueado y las autoridades locales estimaban que esa situación podría prolongarse hasta hoy. También fue cerrado el aeropuerto de Toulouse.

Según el servicio meteorológico francés, se trata de un temporal de "magnitud poco corriente" y de una intensidad comparable a la que azotó la zona en diciembre de 1999, que dejó 88 muertos y graves daños materiales.

Fuego sin control

Cerca de Barcelona, las fuertes ráfagas de viento provocaron la caída de un pabellón anexo a un campo de béisbol en la localidad catalana de Sant Boi de Llobregat, que causó la muerte de cuatro niños y varios heridos. Por la tragedia se decretaron tres días de luto en esa localidad.

En Alicante, un fuego forestal originado al parecer por la caída de una torre de alta tensión, a raíz del fuerte viento, obligó a evacuar a unas 14.000 personas en el municipio de La Nucia. El fuego, que también afecta a los municipios de Benidorm, Finestrat y Polop de la Marina, continuaba anoche sin control, pese a que 500 efectivos luchaban contra las llamas.

Además, en la localidad española de La Palma de Cervello, un empleado municipal de mantenimiento de parques murió al caerle un árbol encima. En Galicia, un sargento de la Guardia Civil murió por un hecho similar cuando dirigía el tráfico.

En el País Vasco, 60 personas fueron evacuadas en Vizcaya, dado que el viento levantó los tejados de sus casas.

En los aeropuertos de Bilbao, San Sebastián, Pamplona e Ibiza hubo retrasos y anulaciones de vuelos a raíz del mal tiempo.

Comentá la nota