Tragedia en Tartagal: siguen las lluvias y hay riesgo de otro aluvión

Tragedia en Tartagal: siguen las lluvias y hay riesgo de otro aluvión
Ayer, en ocho horas, cayeron casi 100 milímetros. Hay al menos 742 evacuados.
Funcionarios nacionales y provinciales sobrevolaron el cauce del río Tartagal y descubrieron que la ladera de un cerro se había desmoronado, por lo que se teme que un nuevo derrumbe ocasione otro aluvión. El desastre del martes podría repetirse en tanto siga lloviendo. Continúan desaparecidas seis personas y hay dos mujeres muertas.

El lunes, fuentes del gobierno salteño revelaron que, al sobrevolar en helicóptero remontando el río Tartagal, observaron que parte de la ladera de un cerro estaba "pelada, como cortada con yilé". Esto coincide con lo que dijo entonces el gobernador Juan Manuel Urtubey a Clarín: "Creemos que se desbarrancó parte de un cerro, porque llegaron miles de árboles con raíz y todo".

En medio de la desesperación la gente busca culpables, y apunta a las autoridades. Dicen los vecinos que esto se veía venir, y que las talas de árboles, aguas arriba, dispararon la tragedia. De hecho, el aluvión también trajo troncos aferrados. Ayer, las autoridades volvieron a sobrevolar la zona montañosa. El gobernador Urtubey, el ministro del Interior, Florencio Randazzo, y el secretario de Recursos Hídricos, Fabián López, uniformaron la versión: "No se observa actividad humana en la zona". El comunicado agrega: "Por las características arenosas de los cerros, se produjeron desprendimientos en las laderas".

Urtubey, por su parte, insistió: "En 14 meses de mandato no autoricé ni un solo centímetro de desmontes". En este caso no se trata de desmontes: Greenpeace realizó ayer un relevamiento aéreo en la cuenca del río Tartagal, y documentó los impactos de la explotación maderera. "Hubo y hay tala ilegal en los cerros cercanos a Tartagal -afirmó Hernán Giardini, coordinador de Bosques-. La pérdida de vegetación deja a los suelos expuestos a la erosión hídrica".

Ayer se agregó otro peligro. En los 70, YPF dejó los cerros sembrados de explosivos que utilizó para limpiar el terreno en busca de hidrocarburos. Algunos no fueron detonados, quedaron allí y, al ceder el terreno por la lluvia, fueron arrastrados río abajo. Ayer aparecieron varias de esas cargas sísmicas en las calles de Tartagal. Alertado el Ejército, los sacó para desactivarlos.

Entre las 8 y las 16 de ayer cayeron 98 milímetros y se pronostica que seguirá el mal tiempo. Todos cruzan los dedos porque, si llueve, temen que la tragedia se repita. "No, por Dios, que no llueva. Lo que vivimos, no se lo deseo a nadie. Fue terrible ver a los chicos desesperados, arrastrados por la correntada, y a sus padres tratar de salvarlos", dijo a Clarín Norma, una vecina de Villa Saavedra, la zona más castigada.

Los troncos de los árboles y las piedras siguen amontonados al lado de la estructura del puente ferroviario. El ruido de las máquinas pesadas que trabajan para despejar el terreno suena como música para los tartagalenses, que prefieren esto al amenazante rugir de las aguas.

El intendente Sergio Leavy dijo a Clarín que una de las soluciones sería la voladura del puente carretero que une el sur y el norte de la ciudad, y que mide 4 metros de alto y 15 de ancho. El cauce del río tiene el doble de ancho, por lo que al entrar a esa zona se produce un embudo. "Vamos a ver lo que determinan los técnicos. La idea es construir un puente nuevo, más alto y ancho que el actual", explicó Leavy.

Las autoridades salteñas y los ministerios de Desarrollo Social e Interior desplegaron un importante operativo para asistir a los 742 evacuados y a los autoevacuados, que se calcula son muchos más. El Ejército instalará dos plantas potabilizadoras de agua; entre tanto, la distribución domiciliaria de agua potable da prioridad a hospitales y centros de características sociales.

Comentá la nota