Tragedia de LAPA: Piñeyro culpó al piloto y a la empresa

Tragedia de LAPA: Piñeyro culpó al piloto y a la empresa
"Los grosísimos errores del piloto y el desorden y desorganización que había en esa cabina eran los mismos que había en la empresa LAPA", declaró el ex piloto.
A diez años de la tragedia del avión de LAPA que se estrelló frente al aeroparque Jorge Newbery provocando la muerte de 65 personas, la Justicia todavía no encontró culpables. En el marco del juicio que se sigue al presidente de la compañía, Andrés Deutsch, y a otros altos directivos, declaró este martes un testigo central: el ex piloto y cineasta Enrique Piñeyro, quien culpabilizó a la empresa y al piloto por el accidente.

"Los grosísimos errores del piloto (Gustavo Weigel) y el desorden y desorganización que había en esa cabina eran los mismos que había en la empresa LAPA", sostuvo Piñeyro en su declaración. El ex piloto sostuvo que a Weigel "no se le exigió lo que se le debe exigir a un piloto de Boeing 737" e incluso confió que "yo varias veces me negué a volar con él por las desavenencias que teníamos sobre la seguridad del vuelo".

En una sala de audiencias colmada de damnificados y también de los abogados de los directivos que intentan circunscribir la culpa en la tripulación que pereció en el accidente, Piñeyro fue cotejado con diversos documentos aportados por la defensa en los que diferentes pilotos expresaban reservas a volar con Piñeyro dada su severidad con las normas de seguridad.

"Claro que tuve graves diferencias sobre seguridad (con Weigel) y de hecho estoy acá porque protagonizó el más grave accidente de la compañía", reforzó Piñeyro, quien se jactó de haber salido de la empresa "sin una sola sanción".

Tanto el Tribunal Oral Federal Nº4, integrado por Leopoldo Bruglia, Maria Sanmartino y Jorge Lucio Gorini, como la Cámara de Casación Penal rechazaron un planteo de la defensa para que el juicio se interrumpa y los imputados sólo realicen tareas comunitaria de probation.

Como piloto comandante de LAPA, Piñeyro denunció en reiteradas oportunidades los problemas de seguridad aérea con los que se enfrentaban en la empresa, como la falta de mantenimiento y arreglos de los aviones o los casos omisos de los mecánicos a pedidos de los pilotos.

Los detalles quedaron plasmados en dos cartas que envió a Deustch un año antes de la tragedia, en las que advirtió sobre los riesgos que corrían los aviones de provocar un accidente. Luego Piñeyro renunció a la empresa y tras la tragedia se presentó ante el fiscal federal Carlos Rívolo para aportar documentación y declarar como testigo.

Comentá la nota