Tragedia de Air France: peritos aseguran que el avión habría caído "de panza"

Las lesiones que presentan los cuerpos de 43 de las 49 víctimas del vuelo AF447 de Air France sugieren que parte del Airbus A330, con 228 personas a bordo, cayó "de panza" en el mar, según los análisis que se realizaron en los cadáveres.
Los peritos informaron que casi el 95 por ciento de los cadáveres analizados en Fernando de Noronha presentaban fracturas en piernas y brazos y en la región de la cadera, por lo que indica que algunos pasajeros estarían en sus asientos en el momento de la caída.

Otro indicio de que cayó "de panza" es la baja incidencia de traumatismo craneano en los cuerpos, ya que si el avión hubiera caído "de punta", las víctimas deberían presentar heridas más severas en la cabeza.

El Airbus A330 partió de Río de Janeiro hacia París la noche del domingo 31 de mayo y se precipitó al Océano Atlántico, en el extremo noreste brasileño, a unos 850 kilómetros de la isla de Fernando de Noronha.

Asimismo, se detectaron manchas de color rojo en las mucosas de gran parte de los cadáveres y aunque esas manchas estén asociadas a muerte por asfixia, ellas pueden surgir otras situaciones, como politraumatismo.

Un perito sostuvo que "hubo despresurización de la cabina, tal como indicó uno de los mensajes enviados por el avión", pero señaló que "aún es pronto para afirmar que las víctimas murieron por ese motivo, aunque muchos cuerpos presenten esas manchas".

Pese a que las pistas indican que parte del avión puede haber llegado íntegro al mar, la hipótesis de que la aeronave se desintegró en el aire sigue siendo investigada por legistas del Instituto Médico Legal -morgue- y peritos de la Aeronáutica brasileña.

Además, la cúpula militar de Brasil decidió proseguir con la búsqueda de las víctimas y restos del Airbus de Air France.

La decisión se tomó en una "rápida" llamada telefónica entre los responsables de la Marina y la Fuerza Aérea, según detalló el teniente coronel Henry Munhoz, portavoz de la Fuerza Aérea Brasileña, en una rueda de prensa celebrada en Recife.

Cada dos, los militares volverán a analizar si continúan buscando restos y víctimas, en reuniones presenciales en Recife, ciudad en la que está instalado el comando de la operación.

Comentá la nota